Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Grecia y la “segunda vuelta”

Jueves 13 de mayo de 2010 - 149

Humberto Campodónico

Lo primero que hay que establecer es que, más allá de sus particularidades, la crisis griega nos dice que continúa la crisis del capitalismo, que comenzó en setiembre del 2008 con el derrumbe del sistema financiero (bancos y bancos de inversión) y continuó luego con la recesión que afectó a todos los países industrializados, aunque muchos países emergentes capearon esta primera fase, aunque con dificultad.

 

La aplicación de enormes “planes estímulo” –alrededor de 3,5 por ciento del PIB para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)– en todos los países industrializados se sumó a los esfuerzos de los bancos centrales para salvar a los sistemas financieros. Así, se logró detener la caída al abismo, pero esto no resolvió los problemas centrales.

El crecimiento de la economía de los últimos meses, sin embargo, fue recibido con fanfarria por los analistas, que nos dijeron que “ya no había moros en la costa” y que estaba otra vez despejado el camino del crecimiento. Pero había muchas dudas, siendo una de las más importantes saber si, al acabarse el fuerte impulso de los “planes estímulo”, la economía podría continuar su marcha ascendente.

En el ínterin, no se quería ver que el crecimiento económico de Estados Unidos hasta el 2008 –basado en el crédito barato a los consumidores y las hipotecas subprime (de alto riesgo)– había tenido su correlato en la formación de grandes burbujas en países europeos, las mismas que estaban basadas, una vez más, en un enorme endeudamiento –tanto de los gobiernos como de las personas– y en la (aparente) completa protección que brindaba el euro.

Las particularidades hacen que la crisis griega esté basada en las enormes deudas para los Juegos Olímpicos del 2004, la evasión tributaria y una enorme corrupción.

Agréguese el “maquillaje” del déficit fiscal para poder entrar a la zona euro: mintieron al decir que era inferior al tres por ciento del PIB). Cuando esto se supo, tres años después, hubo indignación, en primer lugar, de Alemania, principal país acreedor.

Ésta fue una de las razones por las que Angela Merkel, la cancillera alemana, demoró tanto el paquete de salvataje que ahora se anuncia.

Si habláramos de España, Portugal o Irlanda, las particularidades también abundan.

Pero lo que está detrás es lo importante. Los países pudieron crecer pues había enormes flujos positivos de capitales hacia sus países, bajas tasas de interés y una moneda sólida.

Pero cuando se revienta la burbuja comienzan a aflorar los problemas de fondo: a las enormes deudas ya existentes se suman los también enormes gastos para “estimular” a las economías. Llegado cierto momento los especuladores llegan en masa y apuestan a la moratoria (default) de esos países.

Esto provoca la salida en manada de los inversionistas y el aumento del riesgo país: la crisis está servida.

El problema se agrava porque hay diferentes visiones. Hay quienes piensan que “basta con salvar a Grecia” –con enormes recortes en el gasto y recesión segura para los próximos cinco años–, mientras que Nouriel Roubini (el economista estadounidense que predijo la crisis financiera mundial desatada hace dos años por las hipotecas basura en su país), por ejemplo, plantea una “alternativa que abarque a toda Europa”, pues la crisis griega puede seriamente desembocar en una crisis terminal del euro. Su plan incluye medidas de reactivación económica.

Y es aquí donde hay un serio problema no sólo en Europa, sino también en Estados Unidos. En la “primera vuelta” de la crisis (2008), las tasas de interés estaban tan bajas –provocaron la burbuja– que ya no servía bajarlas más para estimular la economía. Por eso se usaron las “balas fiscales” que salvaron la economía al costo de enormes déficits fiscales y aumento de la deuda externa e interna.

En esta “segunda vuelta”, las tasas de interés siguen en el suelo y acarrean serio peligro las “balas fiscales”, porque ya los déficits y la deuda han crecido demasiado. El dilema no resuelto del que hablamos al inicio es, entonces, ¿cómo crecer sin burbujas subprime provocadas por las bajas tasas de interés, sin enorme endeudamiento de las empresas y hogares, y sin “impulso permanente de las balas fiscales”?

Humberto Campodónico es ingeniero y economista peruano.
Este artículo se publicó en el diario La República de Lima, el 10 de mayo de 2010.


Publicado: Jueves 13 de mayo de 2010 - 149

Etiquetas:

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

La tragedia griega. “Ante la crisis económica de Grecia, que ya afecta a Europa y amenaza al mundo entero, los economistas Óscar Ugarteche y Alberto Acosta elaboraron el documento titulado “Frente a la tragedia griega: repensando una propuesta global para un problema global”. Ugarteche es peruano, investigador titular del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y Acosta es ecuatoriano, profesor e investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), fue ministro de Energía y Minas del gobierno de Rafael Correa y presidente de la Asamblea Constituyente del Ecuador. “La tragedia griega, que tanto influyó desde la literatura en la historia de la humanidad, hoy es una amenaza cierta para el mundo entero. Se apaga la esperanza de [...] que la grave crisis del capitalismo se podía resolver en poco tiempo. Hemos pasado por una crisis financiera, luego por un crédito crunch que frenó el comercio internacional, luego por una recesión derivada de lo anterior, y ahora por una crisis fiscal resultante de la recesión, abriéndose la puerta a una crisis bancaria de nuevo cuño, con fugas de depósitos en los bancos griegos, entre otros, lo que regresará como una crisis financiera profundizada. Pero, si bien la crisis angustia, ésta debería ser la oportunidad para regular la economía mundial y al menos poner límites al capitalismo salvaje. ¡Ya es hora de sacar las lecciones de tanta tragedia!”. En el próximo número de Agenda Global se publicará un resumen de esta propuesta, que contempla la creación de un Tribunal Internacional de Arbitraje de Deuda Soberana y “un nuevo y mejor sistema monetario y financiero internacional, que ayude a regular y normalizar otro proceso de globalización sobre bases de solidaridad y sustentabilidad”, mediante la constitución de un código financiero internacional.


Contact Form Powered By : XYZScripts.com