Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Financiamiento del clima justo y eficaz

Jueves 4 de noviembre de 2010 - Agenda Global - Nº 174

Unos cincuenta países participaron los días 2 y 3 de setiembre en Ginebra para abordar la financiación de medidas para frenar el cambio climático. Con motivo de esta reunión ministerial, copresidida por Suiza y México, organizaciones de la sociedad civil señalaron las responsabilidades que deben asumir los países desarrollados para que tenga éxito la Conferencia de Cancún (29 de noviembre-10 de diciembre de 2010).

Cuando los países desarrollados firmaron la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en 1992, reconocieron su responsabilidad por la emisión de la gran mayoría de los gases de efecto invernadero que causan el calentamiento del planeta. En consecuencia, en reconocimiento de esta “deuda climática”, la CMNUCC los obliga a tomar la delantera en la reducción de la contaminación, y proporcionar la financiación y la tecnología que necesitan los países menos industrializados para superar los efectos adversos del cambio climático y generar un sistema sustentable a diferencia del establecido por los países del Norte industrializado.

Es hora de cumplir con estas responsabilidades. Abordar los legítimos intereses y preocupaciones de los países en desarrollo sobre la financiación climática es la pieza clave de un acuerdo exitoso sobre el clima. Es más urgente que nunca que los Estados Partes lleguen al acuerdo vinculante que debieron haber firmado en Copenhague. En Cancún, las Partes deben trabajar juntas para aclarar la escala de la financiación –tanto a corto como a largo plazo–, así como sus fuentes y administración.

Los países industrializados del Anexo 1 pueden generar confianza, garantizando la transparencia y la responsabilidad en sus compromisos financieros a corto plazo. Deberían, como mínimo, aclarar:
1. la proporción de fondos que comprometieron antes de Copenhague y la proporción que es verdaderamente “nueva”;
2. la proporción que está por encima de sus compromisos actuales para la Ayuda al Desarrollo (tanto el 0,7 por ciento del PIB como de los niveles actuales) y por lo tanto es realmente “adicional”;
3. la proporción que debe proporcionarse a través de subvenciones (a diferencia de los préstamos que deberán ser cancelados por los países en desarrollo);
4. la proporción de fondos destinados a la adaptación frente a los de la mitigación; y
5. la proporción de la financiación a través de la CMNUCC.

La transparencia del financiamiento a corto plazo es un primer paso hacia una mayor eficacia y responsabilidad en la gobernanza del financiamiento para el clima a largo plazo.

A más largo plazo, los países desarrollados deberían aceptar lo siguiente:

* Las discusiones sobre financiación climática deben celebrarse dentro de la CMNUCC para garantizar la inclusión de todas las perspectivas y el conocimiento sobre las necesidades y demandas de los más afectados por el cambio climático.

* La escala de los recursos financieros comprometidos por los países desarrollados a los países en desarrollo debe corresponder a la escala de la necesidad. El Grupo de los 77 y China han pedido que la financiación a más largo plazo sea equivalente por lo menos al 1,5 por ciento del PIB del Anexo I. Muchos gobiernos y gran parte de la sociedad civil han hecho llamamientos por cantidades más altas, como los propuestos por el Grupo Africano y Bolivia, basados en la necesidad de una acción realmente ambiciosa para estabilizar el sistema climático de la Tierra.

* La financiación climática debe realizarse de una manera que sea coherente con la obligación de los países del Anexo 1 de saldar su deuda climática. Debe ser coherente con la necesidad, tanto del Norte como del Sur, de avanzar hacia nuevos modos de producción y consumo que respeten los derechos de las personas y de la naturaleza. No debe ser usado como un vehículo para el desplazamiento de la carga de la mitigación o adaptación a los países en desarrollo, o para el traspaso de fondos de otras prioridades de desarrollo. Por consiguiente, el financiamiento climático debe proceder de dineros públicos y ser entregado en forma de donación; deberán ser fondos nuevos y adicionales a la AOD. Los ingresos generados por la compra de compensaciones de carbono no deben ser contabilizados a cuenta de las obligaciones de financiación de los países desarrollados.

* A través de una decisión de la COP, establecer un nuevo fondo climático mundial, democrático y equitativo, bajo la autoridad de la CMNUCC en términos coherentes con las propuestas de los países en desarrollo y la sociedad civil.

11.11.11
Action Aid
APRODEV
Both Ends
Campagna per la Riforma della Banca Mondiale
Eurodad
Friends of the Earth England Wales and Northern Ireland
Friends of the Earth US
International Forum on Globalization
Jubilee South
Jubilee South Asia Pacific
Movement on Debt and Development
Pan African Climate Justice Alliance
Sustainable Energy & Economy
Network, Institute for Policy Studies Third World Network (TWN)
World Development Movement

[La declaración completa “Financiamiento del clima justo y eficaz: una evaluación de las finanzas en las negociaciones globales sobre clima” se puede consultar en Red del tercer Mundo]


Publicado: Jueves 4 de noviembre de 2010 - Agenda Global - Nº 174

Etiquetas:

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com