Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Navidad sin “Santa Claus”

Jueves 2 de diciembre de 2010 - Agenda Global - Nº 178

Roberto Bissio

“Regalos para todos o para nadie”. Ésta parece ser la lógica política de la nueva mayoría republicana en la cámara baja del Congreso de Estados Unidos. El parlamento acaba de dejar sin seguro de desempleo a dos millones de trabajadores. Esto parece ser una represalia republicana por la decisión del partido Demócrata del presidente Obama de cortar las exoneraciones impositivas concedidas por el presidente Bush a las familias con ingresos superiores al cuarto de millón de dólares al año.

Tras las elecciones parlamentarias de noviembre, cada uno de los dos grandes partidos puede bloquear las iniciativas del otro, ya que los demócratas mantuvieron la mayoría del Senado y tienen, además, la posibilidad del veto presidencial. Para tomar cualquier decisión, algún tipo de colaboración interpartidaria es necesaria, pero en un clima de confrontación y con la mirada puesta en las elecciones generales de 2012 ningún político parece dispuesto a colaborar con el otro bando.

En tiempos normales, el seguro de desempleo dura seis meses en Estados Unidos. En la actual crisis, con el desempleo más elevado y prolongado que registran las estadísticas desde que éstas comenzaron a publicarse en 1940, estos pagos se extendieron sucesivamente hasta llegar a casi dos años (99 semanas).

En las horas previas al vencimiento del plazo, el primero de diciembre, los parlamentarios demócratas intentaron aprobar una prórroga por un año más, pero fueron impedidos de hacerlo por la oposición republicana, preocupada según sus voceros por el déficit en las cuentas gubernamentales. Dos millones de desocupados perderán este subsidio antes de Navidad y varios millones más dejarán de percibirlo en las primeras semanas de 2011.

Según la estimación del presidente de la Reserva Federal (banco central Ben Bernanke, más de seis millones de los desempleados, sobre un total de quince millones, han estado sin trabajo por más de seis meses (*).

Mientras tanto, en el otro extremo de la escala social, dos millones de familias que ganan más del cuádruple del promedio nacional también se van a quedar sin uno de sus regalos navideños: la exoneración impositiva que les concedió el presidente republicano George Bush (hijo). Los demócratas quieren postergar la rebaja de los impuestos a las capas medias, que ganan por debajo del cuarto de millón, pero los republicanos insisten en no votar esta prórroga en la reducción de impuestos si no incluye también a los más ricos.

El costo para el fisco de postergar el subsidio a los desempleados es estimado en unos 60 mil millones de dólares. Lo que el estado deja de cobrar al exonerar de impuestos a un similar número de familias ricas son unos 70 mil millones al año. Mientras que en promedio los desempleados reciben 300 dólares por semana, la rebaja en sus impuestos es un regalo de más de un millón de dólares para un millonario como Rupert Murdoch, dueño de la cadena de televisión opositora Fox y del influyente diario Wall Street Journal, ambos casualmente inclinados a defender las posiciones republicanas.

En los últimos cuarenta años, el ingreso del uno por ciento más rico de la población norteamericana subió de un décimo a un cuarto del total de la riqueza del país. La proporción de estos ingresos destinada a pagar impuestos nunca ha sido menor.

El argumento para postergar la rebaja de los impuestos a los ricos es que este dinero va a estimular la economía y generar empleo. Sin embargo la evidencia muestra lo contrario. En clima de incertidumbre económica, los adinerados tienden a ahorrar o a invertir en el exterior, al menos una parte del “regalo” que les hace el gobierno. Los desempleados, en cambio, no tienen más remedio que gastar todo lo que reciben. Esto no es novedad. Un informe del Departamento (ministerio) de Trabajo en los últimos meses de la Administración Bush señaló que el seguro de desempleo generaba, por su efecto multiplicador en la economía, más de un millón y medio de puestos de trabajo.

Así, el corte de estos beneficios amenaza con tener un efecto demoledor sobre muchas más familias que las directamente afectadas. Puede empujar a la economía a una recesión aun mayor y dividir aún más al país. En efecto, según la oficina del Censo de los Estados Unidos, 90% de las familias que ganan por encima del cuarto de millón al año son “blancos, no hispanos”. En cambio, cerca de la mitad de los beneficiarios de seguro de desempleo son calificados de “negros”, “hispanos” o “asiáticos”.

Las exoneraciones impositivas caducan, automáticamente a fin de año. Los demócratas quieren postergarlas para la clase media, o sea el 20 por ciento de las familias del país, que gana entre cien y 250 mil dólares al año. Pero no pueden hacerlo sin los votos republicanos, que se condicionan su apoyo a que la exoneración se extienda también a los más ricos.

En la famosa novela “Cuento de Navidad” de Charles Dickens, el avaro Ebenzer Scrooge es visitado por el espíritu navideño, que le muestra en qué condiciones viven sus empleados y lo convence de repartir algo de sus riquezas a cambio del placer de celebrar en clima de amor y paz. Sin la intervención de este espíritu sobre los legisladores, la Navidad de 2010 va a ser fría y triste para muchas familias en Estados Unidos.

* Bernanke: desempleo y recuperación económica.
El alto desempleo en Estados Unidos compromete la confianza de los consumidores y la recuperación de la economía, según el presidente de la Reserva Federal (banco central), Ben Bernanke. Esto tiene “consecuencias sociales y económicas muy severas”, aseguró, por lo que crear nuevos empleos “es de una importancia increíble”.

La tasa de desempleo de Estados Unidos de 9,6 por ciento se ha ubicado cerca de ese nivel desde mediados de 2009, cuando terminó la recesión, subrayó Bernanke, quien consideró muy preocupante el hecho de que cuarenta por ciento de los desempleados esté en esa situación desde hace seis meses o más.

La economía estadounidense “no crece lo bastante velozmente para poder reducir materialmente la tasa de desocupación”, afirmó el presidente de la Reserva Federal.


Publicado: Jueves 2 de diciembre de 2010 - Agenda Global - Nº 178

Etiquetas:

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com