Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Clima: ardua batalla en 2011

Jueves 23 de diciembre de 2010 - Agenda Global - Nº 181

Martin Khor

Terminada la conferencia de Cancún es necesario analizar sus resultados, de forma y contenido, ya que tendrá repercusiones para los próximos tiempos. Varios analistas concluyeron que se salvó el sistema multilateral a un alto costo. Un diplomático lo sintetizó así: “Salvamos el sistema pero sacrificamos el clima y la gente”.

En el momento en que mayores esfuerzos deberían realizar los países desarrollados, lo que hicieron fue confabularse para desmantelar el único régimen jurídicamente vinculante, el Protocolo de Kioto.

En su lugar establecieron un sistema de compromisos nacionales de reducciones voluntarias de emisiones de gases de efecto invernadero, a gusto y conveniencia.

El sistema de Kioto tiene un enfoque vertical en materia de determinar, en primer lugar, la reducción global de emisiones de los países desarrollados en base a lo que exige la ciencia. A partir de eso, cada país se compromete y la suma de los compromisos nacionales debe coincidir con el total.

En la Conferencia de Bali, en 2007, se acordó que todos los países desarrollados harían un esfuerzo comparable (incluido Estados Unidos, que no es un miembro de Kioto).

Los países europeos expresaron su deseo de que continuara el Protocolo de Kioto, pero no quieren permanecer solos. Otros países quieren cambiar el sistema regulado de Kioto por un sistema libre de compromisos voluntarios, sin el global fijado.

La Conferencia de Cancún no decidió definitivamente esta batalla de modelos de acción, pero sentó las bases para establecer el modelo de compromisos voluntarios y de esa forma hizo posible la defunción del Protocolo de Kioto. Con eso, se derrumbaron los cimientos de la arquitectura acordada en la conferencia de Bali sobre el clima.

En términos operacionales se debilitaron los principios medulares de igualdad y “responsabilidad común pero diferenciada”, esfumando las cuidadosas diferencias entre las obligaciones de los países desarrollados y en desarrollo en sus respectivos esfuerzos de reducción de emisiones.

¿Por qué se sacrificó el clima? Porque liberalizar la regulación de las emisiones de los países desarrollados seguramente se traduzca en menores esfuerzos de su parte, precisamente cuando más esfuerzos se necesitan. Ahora sus compromisos individuales totalizan una reducción de emisiones de sólo dieciséis por ciento (tomando los compromisos más altos) o un aumento (¡no disminución!) de seis por ciento (tomando los compromisos más bajos). La reducción debería ser entre veinticinco y cincuenta por ciento (para 2020 comparado con 1990).

Con estos compromisos y los de algunos países en desarrollo realizados por el Acuerdo de Copenhague, el mundo se encamina a un aumento de la temperatura de 3° a 5° centígrados al final del siglo. Un aumento de 2° se considera muy peligroso, por lo que numerosos científicos y la mayoría de los países proponen ahora un límite de 1,5°.

¿Por qué se sacrificó a la gente? Porque la mayoría de la población mundial, que vive en los países en desarrollo, corre ahora con la carga del ajuste. En eso se enfocaron los países desarrollados en Cancún.

Por supuesto que los países en desarrollo deben cumplir con su parte, y muchos de ellos anunciaron planes para bajar la intensidad de emisiones de su PNB en la medida en que cuenten con los fondos y la tecnología prometidos, y si los países ricos toman la delantera para reducir sus elevadas emisiones. Pero en Cancún la mayor presión fue para que estos países asumieran más obligaciones que las acordadas en Bali. Ahora están obligados a presentar planes y metas de reducción, que se compilarán en documentos que se actualizarán regularmente.

Es el primer paso de un plan para que los países en desarrollo incluyan metas de reducción de emisiones en sistemas nacionales. Algo similar a los sistemas de aranceles o servicios de la Organización Mundial de Comercio. El objetivo es que finalmente tengan metas obligatorias.

El texto de Cancún también los obliga a informar sobre sus emisiones nacionales y las acciones de reducción cada dos años. Esos informes estarán sujetos al escrutinio de otros países y expertos internacionales.

Son nuevas obligaciones y fueron el resultado más importante de Cancún, junto con la rebaja de las obligaciones de los países desarrollados.

Finanzas y tecnología son cruciales para apoyar los esfuerzos de los países en desarrollo, pero en esos temas Cancún dio pasos muy pequeños. Se acordó un nuevo fondo para el clima pero no hubo compromisos concretos sobre la cantidad de dinero, o de dónde vendría.

Se creó un directorio de tecnología, pero sus funciones son más “recomendar acciones” que adoptar decisiones. El texto de Cancún evitó toda mención a los derechos de propiedad intelectual en tecnologías relacionadas con el clima, dando lugar así al reclamo de Estados Unidos. Los países en desarrollo argumentaron, hasta el último día, que había que tratar este tema crucial.

¿Cancún salvó el sistema? Esto será motivo de debate en los próximos años. Lo cierto es que no se salvó el régimen vinculante del Protocolo de Kioto.

La conferencia también estuvo marcada por métodos de trabajo inusuales para las Naciones Unidas, con reuniones de grupos pequeños, textos redactados por unos pocos por encima de los ya compilados por las delegaciones. También se sentó un nuevo precedente al ignorarse las objeciones de un país, Bolivia, a los textos finales, cuando las decisiones deben tomarse por consenso de todas las partes presentes.

Con estos precedentes podría cambiar la naturaleza de las negociaciones y decisiones de las Naciones Unidas, con repercusiones que deben considerarse seriamente.

Las reuniones de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático se reanudarán probablemente en marzo. Los países en desarrollo deben realizar esfuerzos para recuperar terreno. El año próximo, la batalla por el clima será aun más ardua. Pero lo que está en juego es el planeta y la gente. Y también el sistema.


Publicado: Jueves 23 de diciembre de 2010 - Agenda Global - Nº 181

Etiquetas: , ,

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com