Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Un nuevo plato en el menú económico

Jueves 3 de febrero, 2011 - 4 Año 2011

Roberto Bissio

Doscientos cincuenta economistas de todo el mundo, incluyendo los más destacados profesores de las universidades de Harvard y de Columbia, dejaron de lado sus discusiones para reclamar en conjunto “un menú más amplio de opciones de política para prevenir y mitigar las crisis financieras”. El plato fuerte de este menú es el control de capitales y los economistas enviaron una carta conjunta a la administración Obama el lunes 31 de enero recomendando que “los futuros acuerdos de libre comercio y tratados bilaterales de inversión de Estados Unidos permitan a los gobiernos implementar controles de capital sin estar sujetos a las reclamaciones de los inversores”.*

Estos acuerdos y tratados permiten a los inversores demandar al gobierno huésped ante tribunales arbitrales con sede en Washington. Este dispositivo a sido utilizado con una variedad de propósitos, que van desde las demandas multimillonarias a Argentina por las pérdidas sufridas como consecuencia de la devaluación hasta la oposición por parte de Philip Morris a las medidas antitabaco en Uruguay.
Los economistas señalan “nuestra preocupación por que muchos acuerdos de inversión y libre comercio de Estados Unidos limitan severamente la capacidad de nuestros socios comerciales para implementar los controles de capital al señalar que “todas las transferencias relacionadas con una inversión” deben poder entrar y salir del país firmante “libremente y sin demora”. Los acuerdos no distinguen entre inversiones productivas y las meramente especulativas o “de portafolio”.

En su carta, los economistas “alertan” a los ministros (y ministra) estadounidenses de relaciones exteriores, comercio y economía que “hay nuevos desarrollos en la literatura económica reciente con relación a las regulaciones financieras” y citan entre los autores de los nuevos puntos de vista al National Bureau of Economic Research (Oficina Nacional de Investigación Económica) de los Estados Unidos y el mismísimo Fondo Monetario Internacional. Entre los firmantes de la carta abierta común se encuentran conocidos críticos del Consenso de Washington, como el premio Nobel Joseph Stiglitz, profesor en la Universidad de Columbia, y economistas poco ortodoxos, como Dani Rodrik, de Harvard, pero también prominentes defensores del libre comercio, como Nancy Birsdall, del Centro para el Desarrollo Global, y Arvind Subramanian, del Instituto Peterson para la Economía Internacional. Incluso ex funcionarios del Fondo Monetario Internacional firman la misiva, como Olivier Jeanne, quien actualmente enseña en la Universidad John Hopkins.

Entre los firmantes latinoamericanos destacan Ricardo Hausmann y José Antonio Ocampo, quienes ahora enseñan en Harvard y Columbia respectivamente después de haber tenido cargos ministeriales y en organismos internacionales.

Según todos estos profesores, las investigaciones posteriores a la crisis financiera global han concluido que limitar la entrada de capitales de corto plazo, a veces llamados “golondrinas”, en los países en desarrollo puede ayudar a evitar apreciaciones de la moneda local e impedir la formación de burbujas por sobrevaloración de los activos. Además, una medida de este tipo, aseguran los economistas, “da más autonomía a los países en la formulación de sus políticas monetarias”.

Dada la gravedad de la crisis financiera mundial y sus consecuencias, prosigue la carta, “las naciones necesitan todas las herramientas posibles a su alcance para prevenir y mitigar las crisis financieras”. Los controles de capital “no son la panacea” pero hay consenso en señalar que cuando la Cumbre de Seúl del Grupo de los 20 reclamó en noviembre de 2010 “medidas macro-prudenciales diseñadas con cuidado”, éstas deben incluir las técnicas de regulación de los capitales. “Varios países, como Tailandia y Brasil, han adoptado medidas de este tipo en los últimos meses,” recuerdan los economistas, como respuesta a la invasión de capitales “calientes”.

Sin embargo, los tratados bilaterales de libre comercio y de inversión las prohíben e incluso, sostienen los firmantes, “dan a los inversores extranjeros privados el poder de efectivamente demandar a los gobiernos ante tribunales internacionales sobre supuestas violaciones de estas disposiciones”. Los economistas notan que algunos de los acuerdos mas recientes firmados por Estados Unidos ponen un tope al monto de las compensaciones que pueden ser reclamadas por los inversores por daños eventualmente provocados por medidas de control de capital. Además, señalan, el TLC Con Perú prevé en su Anexo 10E un período de “enfriamiento” antes de que demandas de este tipo puedan ser planteadas. Sin embargo, “estas reformas menores no alcanzan para asegurar que los gobiernos tengan la autoridad necesaria para usar estas herramientas legitimas de política”.

Ya que los TLC y acuerdos de inversión de “otros grandes países exportadores de capital” (en clara referencia a Europa) permiten mayor flexibilidad, el documento recomiendo que los Estados Unidos se abstenga de incluir este tipo de cláusulas en el futuro.

Entre estos acuerdos aun no totalmente concluidos están el acuerdo de libre comercio con Corea, pendiente de ratificación, el acuerdo “trans-pacífico” entre estados Unidos y ocho países, que comienza su quinta ronda de negociaciones en Chile, el próximo 15 de febrero, y los acuerdos de inversiones con China e India, que deben comenzar a negociarse en 2011.

*El texto completo de la carta y la lista de firmantes está disponible (en inglés) en http://www.ase.tufts.edu/gdae/policy_research/CapCtrlsLetter.html


Publicado: Jueves 3 de febrero, 2011 - 4 Año 2011

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com