Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Cambiar las cabezas para salvar al planeta

Jueves 10 de marzo, 2011 - 9 Año 2011

Roberto Bissio

Después de décadas atacando a los gobiernos, ambientalistas, economistas, feministas y activistas sociales de todo el mundo están lanzando un llamado a fortalecer los Estados como la única manera de salvar el planeta, amenazado por crisis en el clima, el agua, los alimentos… y las finanzas.

Antes que formular el habitual “llamado a la acción” y reclamar “hechos y no palabras”, dieciséis miembros del autoconvocado Grupo de Reflexión sobre perspectivas del desarrollo global formularon el lunes 7 de marzo un llamado a “cambiar la manera de pensar”sobre los temas del ambiente y la economía.(El texto completo está disponible en www.choike.org)

El llamado tiene como destinatarios iniciales a los negociadores que están preparando la Cumbre de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sustentable, que se realizará en Río de Janeiro en 2012, veinte años después de la “Cumbre de la Tierra”, donde se acuñó el concepto de desarrollo sustentable y se echaron las bases de acuerdos mundiales sobre el cambio climático, la desertificación y la deforestación. El cambio de mentalidad reclamado comienza por “restaurar los derechos públicos por sobre los privilegios de las empresas”.

“Después de treinta años de fortalecimiento del poder de los inversores y de las grandes corporaciones a través de la desregulación, la liberalización comercial y financiera, los recortes y exenciones de impuestos, y el debilitamiento del papel del Estado, y después de la crisis financiera impulsada por el mercado, los principios y valores de la Declaración de Río (1992) y la Declaración del Milenio (2000), aprobados por los jefes de Estado y de gobierno, están amenazados y necesitan urgentemente ser restablecidos”, sostienen los firmantes.

Estos principios incluyen los derechos humanos, la libertad, la igualdad, la solidaridad, la diversidad, el respeto de la naturaleza y la responsabilidad común pero diferenciada de los Estados, pobres o ricos. “Los intereses empresariales no promueven estos principios y valores”.

El segundo punto del documento recomienda “tomar en serio la equidad”, ya que las políticas de los últimos treinta años -o sea, desde la revolución conservadora de Reagan y Thatcher-, “ensancharon aún más la brecha entre ricos y pobres y han exacerbado las inequidades y desigualdades, incluso con respecto al acceso a los recursos”.

“Las fuerzas desenfrenadas del mercado”, sostiene el llamado, “han favorecido a los fuertes, ensanchando así la brecha económica. Esto requiere que el Estado corrija el desequilibrio, elimine la discriminación y asegure medios de vida sostenibles, empleo decente e inclusión social. La justicia intergeneracional requiere moderación y responsabilidad por parte de la generación actual. Es urgente establecer derechos más equitativos per cápita hacia el patrimonio común mundial y hacia la emisión de gases de efecto invernadero, teniendo plenamente en cuenta la responsabilidad histórica”.

La no aceptación de estos últimos dos principios por parte de los países más desarrollados es lo que ha trancado las negociaciones sobre cambio climático.

Rescatar la naturaleza es la tercera y última de las demandas del breve llamado, lo cual sería urgente “después de más de sesenta años de calentamientoglobal, pérdida de la biodiversidad, desertificación, agotamiento de la vida marina y de los bosques, una crisis del agua que se acelera y muchas otras catástrofes ecológicas”. El punto de partida, en este caso, son los años cincuenta, cuando la generación del baby boom disparó el consumo de los recursos no renovables del planeta. La crisis del medio ambiente disparada por este consumo desenfrenado de los afluentes, “está afectando a los pobres mucho más que a los ricos”.

Los firmantes no adhieren a las ideas malthusianas sobre el agotamiento de los recursos y sostienen, en cambio, que “existen soluciones basadas en el conocimiento, incluyendo tecnologías para restaurar los sistemas naturales y reducir drásticamente las presiones sobre el clima y el medio ambiente, mejorando al mismo tiempo el bienestar humano”.

Una “economía verde” es alcanzable, argumentan, pero debe estar integrada “en un concepto holístico de la sustentabilidad”.

Lo que necesitamos, concluyen, “es un cambio de estilo de vida”.

Para lograrlo, “la Cumbre de Río 2012 debe reafirmar al Estado como el actor indispensable que establece el marco legal, hace cumplir las normas de equidad y los derechos humanos, y fomenta el pensamiento ecológico a largo plazo, basado en la legitimidad democrática”.

* Director del Instituto del Tercer Mundo (ITeM).


Publicado: Jueves 10 de marzo, 2011 - 9 Año 2011

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com