Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

TE ABLANDAS O TE DEMUELO

Jueves 21 de abril de 2011 - 15 Año 2011

Héctor Béjar

La preocupación de los grupos económicos y sus altavoces después del triunfo de Ollanta Humala en la primera vuelta no es ni política ni ética. No se debe ni a Hugo Chávez ni a Evo Morales. Lo que está en juego es mucho dinero.

En primer lugar el mantenimiento del narcotráfico. El Perú puede ser ya en estos momentos el primer productor mundial de cocaína. Pero el combate al narcotráfico no estuvo presente en el debate electoral de la primera vuelta.

Según la Junta de Fiscalización de Estupefacientes de la Naciones Unidas, con 64,000 hectáreas de cocales, la producción del Perú sobrepasó a Colombia el 2010. Durante los cinco años del gobierno de Alan García el Perú no sólo aumentó sostenidamente sus áreas de cocales sino también la producción de cocaína, que pasó las trescientas toneladas anuales.

La tonelada de cocaína cuesta catorce millones de dólares en México. Es decir que con las trescientas se obtiene 4,200 millones de dólares. En cinco años eso hace 21,000 millones.

En el Perú quedan las migajas. Pero no son desdeñables. Casinos, playas exclusivas, edificios de lujo, malls, drogadicción extendida a todas las clases sociales, crímenes horrendos, es lo que deja el tráfico. El eje Perú, Colombia, México, Estados Unidos, ahora existente en términos militares y políticos, será fortalecido si el próximo gobierno sigue mirando a otro lado.

En segundo lugar está el oro. No sólo el que ya se extrae de Yanacocha, sino el de Pucamarca, en la frontera con Chile, del Grupo Brescia (70,000 onzas anuales) y el de la canadiense Rio Alto Mining en Huamachuco (100,000 onzas anuales). La onza costará 1,500 dólares este año. En cinco años puede significar 750,000 millones de dólares.

En tercer lugar, el uranio. La empresa Vale, la antigua Vale do Rio Doce, gigantesco conglomerado industrial de Brasil privatizado por Fernando Henrique Cardoso, producirá cuatro millones de toneladas de fosfatos en Bayóvar, en el departamento de Piura.

Con ser una riqueza inmensa, los fosfatos son lo de menos. Bayóvar tiene la mayor reserva de uranio del Perú: 140,000 toneladas de óxido de uranio. Nueve empresas mineras canadienses y australianas ya exploran yacimientos en las provincias de Puno, Arequipa, Junín, Huánuco y Pasco. El uranio del norte ayudará a sentar las bases del poderío atómico del futuro Brasil. El uranio del sur hace tiempo que sale de contrabando para alimentar los sueños chilenos de convertirse en una minipotencia atómica en el cono sur.

Allá por el año 1947, la entrega de la provincia de Sechura a la Standard Oil causó el asesinato del industrial peruano Francisco Graña Garland, quien desde el periódico La Prensa y la Sociedad Nacional de Industrias de la época se oponía al contrato. El misterioso crimen, cuyo verdadero autor nunca fue descubierto, abrió paso al derrumbe político del Partido Aprista Peruano e inició la cadena de acontecimientos que llevó al dictador Manuel Odría al poder.

Ahora no es necesario asesinar sino sólo amedrentar al país desde los diarios y la televisión, para que cien Sechuras se multipliquen por nuestro territorio sin resistencia alguna horadando los Andes y causando envenenamiento y desolación.

Pero la falta de resistencia está sólo en la imaginación de los promotores. La contradicción entre dinero y naturaleza es, en muchos casos, inevitable. Mucha gente puede estar feliz viendo el dinero que pasa sin entrar en sus bolsillos, otra se conforma con mirar, pero muchos protestan cuando los tajos abiertos los obligan a abandonar sus casas y ciudades, como en Pasco y Morococha, o cuando ven desaparecer los peces de las lagunas y morir sus cultivos por envenenamiento de las aguas. ¿Cuántos Baguas e Ilos costarán en el futuro las nuevas inversiones?

Ya no hablemos del gas, ni de los gigantescos proyectos chinos en curso. Cada inversión puede hacer surgir un volcán social.

Es mucho lo que está en juego. Por eso, los ansiosos capitalistas promueven a Keiko Fujimori sin taparse las narices. Y en cuanto a Humala, la operación “Te ablandas o te demuelo” ya está en curso. En la ruta de los próximos años parecen abrirse dos posibilidades: o el reforzamiento de las mafias depredadoras o un gobierno más o menos moderado, limitado y tímido.


Publicado: Jueves 21 de abril de 2011 - 15 Año 2011

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com