Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

El caso Murdoch

Jueves 14 de julio de 2011 - 27 Año 2011

Héctor Béjar

El liberalismo nació defendiendo lo privado frente a lo público. Que se respete nuestra vida íntima, que se ignore lo que no queremos mostrar.

Por el contrario, el neoliberalismo hace de lo privado una mercancía para satisfacer el morbo de los individuos que quieren enterarse de cuán malos son los demás. La fascinación por los famosos es satisfecha por la prensa de escándalo. O también los famosos se desnudan mediáticamente y cobran muy caro por ello.

Eso es lo que entiende el neoliberalismo por libertad. Los políticos pasan más tiempo frente a las cámaras y los micrófonos que haciendo aquello para lo que se les paga. La “opinión” es repetición de lugares comunes que nadie debe cuestionar. La política no educa, entretiene.

El caso de las interferencias ilegales a teléfonos celulares de los famosos practicadas por News of the World uno de los periódicos del imperio de los Murdoch, Rupert padre y James hijo, está conmoviendo a Inglaterra.

Andy Coulson, “chuponeador” principal, como diríamos aquí, de ese tabloide, fue por muchos años vocero del Partido Conservador y trabajó como jefe de prensa de David Cameron, el primer ministro inglés, hasta que tuvo que renunciar en enero cuando se empezó a saber que había ordenado escuchas ilegales. Ha sido enjuiciado y los Murdoch han tenido que cerrar el News of the World.

Como informa Javier Farje, periodista peruano radicado hace muchos años en el Reino Unido, en 2006 los teléfonos de varios miembros de la realeza fueron interceptados para que News of the Worl publique la noticia de una leve lesión en la rodilla sufrida por el príncipe Guillermo. The Guardian ha denunciado que el celular de la niña Milly Dowler, asesinada en 2002 por un violador que ahora purga condena por la muerte otras dos mujeres, también fue interceptado. Celulares  de los familiares de víctimas de los atentados terroristas del 7 de julio de 2005 en Londres pueden haber sido intervenidos.

The  Guardian sostiene que no sólo eran intervenidos los teléfonos. También se tenía a sueldo a jefes policiales para que comuniquen primicias.

Los delincuentes han borrado millones de comunicaciones y correos electrónicos desde 2006 y han eliminado cientos de USB que tenían en sus archivos. La investigación judicial y policial que se ha iniciado tocará apenas una pequeña fracción de lo que había.

La organización criminal es parte del sistema. En su tiempo, Margaret Thatcher consolidó el poderío mediático de Murdoch en el Reino Unido. Desde aquella época de entronización del neoliberalismo, en cada elección, el partido apoyado por Murdoch ha resultado vencedor. Como dice el mismo Farje, eso ocurrió con John Major, Tony Blair y David Cameron.

Hace poco la News Corporation de Murdoch pidió que se le permita aumentar sus acciones en la cadena de televisión por satélite BSkyB, incremento que lo convertiría en socio mayoritario. Inglaterra no es como el Perú donde se puede comprar y vender señales de radio y televisión como si se tratara de papas o camotes. La patria del liberalismo tiene reglas que impiden el monopolio de la información. El ministro de Cultura, Jeremy Hunt, ha entregado la decisión de aprobar o no ese pedido a Ofcom, el organismo independiente que decide si conviene que una empresa tenga tanto control.

La Comisión de Quejas de la Prensa (PCC) creada en 1990 y presidida por la baronesa Buscombe, ha fracasado en detener el amarillaje. Nadie está de acuerdo con el control gubernamental pero algo hay que hacer. Las prácticas neoliberales de monopolizar la prensa para dominar la política parecen haber tocado sus límites.

Ahora el propio Cameron ha debido admitir que los políticos han fallado acerca de cuestiones fundamentales sobre la regulación de los medios. No es Chávez, es Cameron quien dice a The Guardian: “En el futuro los políticos en vez de buscar el favor de los medios deben contribuir a regularlos”.

Claro, la gente tampoco cree en los políticos. Pero es un hecho que, así como el neoliberalismo económico ha perdido legitimidad, también el neoliberalismo mediático empieza a perderla.


Publicado: Jueves 14 de julio de 2011 - 27 Año 2011

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com