Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

¿El fin de la medicina moderna?

Viernes 23 de marzo de 2012 - 58 Año 2012

Martin Khor

La directora general de la Organización Mundial de la Salud, Margaret Chan, dio la voz de alerta acerca de cómo en el futuro los antibióticos podrían dejar de tener efecto, debido a la resistencia de las bacterias a los medicamentos.

Ya hace un tiempo que la resistencia a antibióticos es un problema que viene en aumento. De vez en cuando escucharemos nuevas noticias de brotes de enfermedades viejas y nuevas, que no pueden tratarse porque las bacterias se han vuelto más poderosas que los antibióticos que las combaten. Y se ha advertido a los expertos que su uso erróneo ha dado a las bacterias la oportunidad de desarrollar resistencia, permitiéndoles volverse inmune a los medicamentos.

Lo que se necesita, por supuesto, es una estrategia múltiple para impedir el abuso y mal uso de los antibióticos. Las compañías de medicamentos no deberían inundar el mercado con sus productos. Los médicos no deberían recetarlos desmedidamente. Y los antibióticos no deberían utilizarse en animales que no están enfermos pero que se los administran para engordarlos y así aumentar el lucro.

Ahora la directora general de la Organización Mundial de la Salud ha advertido que la creciente amenaza de la resistencia a antibióticos podría significar el fin de la medicina moderna y el ingreso a una era post antibióticos.

En una reunión de expertos en enfermedades infecciosas realizada la semana pasada en Copenhague, la doctora Chan manifestó que estamos frente a una crisis mundial de los antibióticos provocada por la rápida evolución de una resistencia entre los microbios responsables de infecciones comunes que amenaza convertirlos en enfermedades intratables. Los antibióticos conocidos hasta ahora, añadió, corren el riesgo de terminar siendo inútiles.

“Una era post antibióticos significa, en efecto, el fin de la medicina moderna tal como la conocemos”, aseguró Chan. “Dolencias tan comunes como una infección de garganta por estreptococos o la rodilla lastimada de un niño, podrían volver a resultar mortales. Para los pacientes infectados con algún patógeno resistente a medicamentos, la mortalidad ha aumentado en un cincuenta por ciento. Algunas intervenciones sofisticadas, como la prótesis de cadera, el transplante de órganos, la quimioterapia y el cuidado de bebes prematuros podrían tornarse muy difíciles o incluso peligrosas”.

La directora general de la Organización Mundial de la Salud exhortó a adoptar medidas para restringir el uso de antibióticos en la producción de alimentos. “En todo el mundo preocupa mucho el hecho de que se utilice más cantidad de antibióticos en animales saludables que en humanos enfermos”, afirmó. Y reclamó la adopción de medidas por parte de médicos y pacientes, así como la aplicación de restricciones en el uso en animales.

Esas acciones se han venido sugiriendo desde hace varios años por el grupo de salud REACT, con sede en Suiza, y redes como Acción Internacional para la Salud.

La propia Organización Mundial de la Salud tiene facultades para hacer mucho más en materia de alertar a las autoridades sanitarias y crear la capacidad de actuar, especialmente en países en desarrollo.

Hay formas de tuberculosis que ya no pueden tratarse debido a la resistencia a múltiples medicamentos. El patógeno de la tuberculosis se ha vuelto inmune a varios antibióticos, lo que ha dado lugar al resurgimiento de la enfermedad mortal. Lo mismo ha ocurrido con otros patógenos que causan otras enfermedades.

Como informamos en junio de 2011, preocupa mucho el descubrimiento de un gen, conocido como NDM-1, que tiene la capacidad de alterar las bacterias y hacerlas altamente resistentes a todos los medicamentos conocidos, incluso a los antibióticos más potentes. En 2010 hubo varios informes de numerosos casos en India, Pakistán y en países europeos. Al mismo tiempo se descubrió que sólo dos tipos de bacteria albergan el gen NDM-1: E coli y Klebsiella pneumonia. Pero entonces se temió que el gen se pudiera transferir también a otras bacterias, ya que se descubrió que saltaba fácilmente de un tipo a otro. Si eso ocurre, la resistencia a antibióticos se esparciría rápidamente, dificultando el tratamiento de numerosas enfermedades.

Esos temores demostraron estar justificados. En mayo de 2011, el Times of India publicó un artículo basado en entrevistas a científicos británicos de la Universidad Cardiff, que fueron los primeros en informar sobre la existencia del NDM-1. Los científicos descubrieron que el gen NDM-1 ha estado saltando entre varias especies de bacterias a enorme velocidad y que “tiene una cualidad especial de saltar entre especies sin grandes problemas”.

Si bien cuando el gen fue detectado por primera vez en 2006 se lo encontró sólo en el E coli, ahora los científicos lo descubrieron en más de veinte especies diferentes de bacterias. El NDM-1 puede moverse a una velocidad sin precedentes, haciendo que más y más especies de bacterias se vuelvan resistentes a los medicamentos.

Como hay muy pocos antibióticos nuevos en desarrollo, cuando entre la amplia gama de bacterias crezca la resistencia a los medicamentos existentes, los seres humanos quedarán cada vez más a merced de bacterias crecientemente mortales.

En Alemania, hubo en mayo de 2011 un brote de una enfermedad mortal provocada por una nueva cepa de la bacteria E coli que mató a más de veinte personas y afectó a otras dos mil. Se trataba de una nueva cepa del tipo de por sí raro 0104 de E coli. Hay otros tipos comunes de E coli que normalmente causan sólo una leve dolencia. La Organización Mundial de la Salud dijo que nunca se había visto antes esa variedad en una situación de brote.

Si bien el E coli “normal” produce enfermedades leves en el estómago, la nueva cepa E coli 0104 provoca diarrea hemorrágica y severos calambres estomacales, mientras que en algunos de los casos más graves hasta ahora también provoca síndrome urémico hemolítico (SUH), que afecta a los glóbulos rojos y a los riñones.

El gran problema es que la bacteria es resistente a antibióticos. La erradicación de estos tipos de bacterias es imposible en parte porque pueden evolucionar muy rápidamente, según expertos médicos.

Ahora que la directora general de la Organización Mundial de la Salud dio la alarma, las autoridades sanitarias deben redoblar sus esfuerzos para contener la crisis. El “fin de la medicina moderna” y una “era post antibióticos” son predicciones muy terribles de imaginar.

Martin Khor, fundador de la Red del Tercer Mundo, es director ejecutivo de South Centre, una organización de países en desarrollo con sede en Ginebra.


Publicado: Viernes 23 de marzo de 2012 - 58 Año 2012

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com