Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

La globalización y el desarrollo

Viernes 27 de abril de 2012 - 63 Año 2012

Martin Khor

La reunión ministerial de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) tuvo un buen comienzo. Danzas y una obra de teatro describieron las desigualdades del mundo moderno en la sesión de apertura, el sábado 21 de abril, en la que habló un importante grupo de dirigentes políticos. La mayoría de ellos subrayaron la necesidad de repensar el modelo de crecimiento económico dirigido por un sistema financiero que ahora se muestra disfuncional, así como por un modelo de desarrollo que podría resultar económica y ambientalmente insustentable.

Éste es también el tema de la UNCTAD XIII, llamada así porque es la decimotercera de una serie de sesiones de alto nivel celebradas cada cuatro años desde la fundación en 1964 del órgano para el desarrollo más importante de las Naciones Unidas: “La globalización orientada al desarrollo: hacia vías de desarrollo sostenibles e incluyentes”.

El informe de la conferencia brindado por el secretario general de la UNCTAD, Supachai Panitchpakdi, habla de un “mundo al revés”. Gran parte critica la forma en que la globalización ha sido dirigida por finanzas especulativas, que no sólo desestabilizaron la economía mundial sino que también perjudicaron el desarrollo en los países del Sur.

El informe abogó por el inicio de una nueva era, de una globalización orientada al desarrollo en la cual el Estado retome su protagonismo, con un acuerdo Norte-Sur basado en un ajuste del sector financiero, la reorientación del comercio y la inversión hacia el desarrollo, así como enfrentar nuevas amenazas, con mayor democracia en la gobernanza de la economía mundial.

Se han celebrado numerosas sesiones donde ministros, empresarios y académicos han debatido sobre la promoción de las inversiones y los acuerdos de inversión, la influencia del medio ambiente en el desarrollo, el comercio y la pobreza. Y el domingo 22, el presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Nassir Abdulaziz Al-Nasser, abrió el plenario central reafirmando el papel protagónico de la UNCTAD en los temas de comercio y desarrollo dentro del sistema de las Naciones Unidas.

Pero por debajo de esta aparente calma se percibía una atmósfera tensa por las incertidumbres que rodeaban el principal resultado de la UNCTAD XIII: una declaración de los ministros que expresara los principales temas actuales y las principales funciones de este órgano en el futuro.

El borrador de esta declaración del 21 de abril reveló lo alejados que están los países en varios temas, tanto en establecer cuáles son los problemas que enfrenta el mundo como en el futuro papel de la UNCTAD.

Los países desarrollados -en particular el grupo conocido como JZ, que incluye a Estados Unidos, Japón, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Suiza- pretendían borrar o diluir drásticamente el texto en varios sectores. El Grupo de los 77 (G-77) y China han resistido esta ofensiva, defendiendo el mandato de la UNCTAD para trabajar en su actual amplia gama de temas. En una reunión de ministros del 20 de abril se acordó que los países en desarrollo mantuvieran su posición de que el Acuerdo de Accra debía ser reafirmado y que no deben diluirse los temas.

Las líneas divisorias más notables entre el Norte y el Sur son las siguientes:

* El G-77 pretendía que la UNCTAD XIII reafirmara el Acuerdo de Accra de 2008, adoptado en la sesión anterior de la UNCTAD, y desarrollarlo, lo que permitiría al órgano seguir trabajando en todos los temas que actualmente le competen. Mientras que el grupo JZ proponía borrar lo de “reafirmar” y mantener lo de “desarrollarlo”, lo que implicaría que no habría acuerdo para mantener el mandato actual.

* El texto tenía sólo dos párrafos sencillos sobre la crisis financiera y la necesidad de conectar las finanzas con la economía real, que el JZ quería borrar. Este grupo y la Unión Europea también querían borrar otro párrafo que se refiere al papel de la UNCTAD en la contribución al trabajo de las Naciones Unidas para hacer frente a las causas y efectos de la crisis económica.

* Los países desarrollados también han intentado diluir o borrar párrafos sobre el trabajo de la UNCTAD en materia de deuda, reestructuración de la deuda y préstamos responsables.

* El JZ pretendía borrar lo referido al trabajo de la UNCTAD de asistencia al Sistema Global de Preferencias Comerciales de los países en desarrollo.

* Hay un único párrafo referido al trabajo de la UNCTAD en propiedad intelectual y desarrollo, que el JZ y la Unión Europea proponían borrarlo.

* El JZ proponía, asimismo, eliminar toda referencia al importante papel de las políticas industriales.

* También pretendían eliminar o diluir el trabajo de la UNCTAD en medio ambiente y desarrollo sustentable, como el cambio climático y el camino hacia la cumbre de Río+20, así como alimentación y agricultura, preferencias a los países menos adelantados, transferencia de tecnología, conocimiento tradicional y recursos genéticos.

¿Por qué algunos países desarrollados están tan ansiosos por erosionar el mandato y el trabajo de la UNCTAD?

Es bien sabido que no es el órgano favorito de los países desarrollados, ya que su Secretaría ha producido permanentemente investigaciones que cuestionan las políticas ortodoxas de los organismos que aquellos países controlan, en particular el Banco Mundial y el FMI. Pero entonces el trabajo de la UNCTAD es aún más importante ahora que las viejas teorías económicas se desmoronan y se están reviendo las políticas tradicionales.

Martin Khor, fundador de la Red del Tercer Mundo, es director ejecutivo de South Centre, una organización de países en desarrollo con sede en Ginebra.

RECUADRO

UNCTAD XIII: acuerdo en dos temas clave

Después de tensas negociaciones, en una reunión a puertas cerradas de embajadores y altos funcionarios el martes 24 de abril se alcanzó un acuerdo en dos de los temas más importantes de la UNCTAD XIII para producir un documento final: el mandato general y la labor futura de esta agencia de las Naciones Unidas.

El acuerdo sobre los dos párrafos se produjo después de algunas discusiones entre los representantes de los países en desarrollo, liderados por el G-77 y China, y los países desarrollados, cuyos principales grupos son el JZ (Estados Unidos, Japón, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Suiza) y la Unión Europea.

Un país desarrollado planteó en la reunión que estos puntos sólo podían ser tratados después de que se resolviera otros dos temas delicados: la asistencia de la UNCTAD en el territorio palestino ocupado y las medidas unilaterales. Esto provocó una fuerte reacción de los países en desarrollo, que insistieron en que los dos párrafos políticos se trataran sin condiciones. Las negociaciones continuaron y al final de la tarde se llegó a un acuerdo.

El texto de los párrafos 16 y 17 se percibió como un triunfo del G-77 y China -ya que reafirmó el Acuerdo de Accra e indicó que sigue siendo “válido y pertinente”-.y fue bien recibido por las numerosas ONG presentes en la UNCTAD XIII. (TWN)


Publicado: Viernes 27 de abril de 2012 - 63 Año 2012

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com