Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

El comercio exterior del Perú – Ante la crisis mundial, miremos a la Unasur

Viernes 20 de julio de 2012 - 75 Año 2012

Oriana Suárez

El comercio exterior del Perú ha comenzado a sufrir las consecuencias de la crisis. Entre enero y abril, se contrajeron las exportaciones a los principales destinos, Estados Unidos y la Unión Europea. Sin embargo, los mercados emergentes, como China y los países de la Unasur, aunque se desaceleran, siguen creciendo.
El viceministro de Comercio Exterior, Carlos Posadas, confirmó que, debido a la crisis en Europa y al debilitamiento de la economía mundial en general, las exportaciones peruanas no crecerían este año. Asimismo, según el Banco Central de Reserva, abril fue el primer mes deficitario, luego de veintinueve meses de superávit comercial. Esto constituye una verdadera amenaza para un país que ha apostado todo a la demanda externa, a un crecimiento basado en las exportaciones y a la firma de tratados de libre comercio (TLC) como motor del desarrollo.

Pero no nos engañemos. Es en buena parte a los altos precios de los commodities que el Perú ha tenido un comportamiento de comercio exterior sobresaliente desde inicios del nuevo milenio. Basta decir que las exportaciones peruanas pasaron de 6,970 millones de dólares en 2001 a 44,381 millones en 2011.

Y si bien es cierto que históricamente nuestros principales socios comerciales han sido Estados Unidos y la Unión Europea, China, que inició la primera década del siglo XXI con una participación limitada en la canasta de exportaciones peruanas, ha crecido de manera sostenida hasta convertirse en 2011 en el principal destino de nuestras exportaciones.

Saldando cuentas con Estados Unidos

Pese a tener en vigor un TLC con Estados Unidos desde hace varios años, las exportaciones del Perú a ese país se han estancado desde 2006, cuando alcanzaron los 5,661 millones de dólares. El famoso TLC, que entró en vigencia en febrero de 2009, no ayudó a revertir esa tendencia y en los dos años siguientes las exportaciones a ese destino apenas superaron los 5,520 millones, como puede comprobarse en las cifras de la Comunidad Andina de Naciones.

Pero del lado opuesto, el TLC sí ha sido beneficioso para Estados Unidos, que ha mostrado un crecimiento sostenido de su comercio exterior dirigido al Perú durante toda la década pasada, multiplicándose por cinco desde 2002. De este modo, luego de varios años de superávit comercial, en 2008 tuvimos el primer déficit con ese país, y desde ahí este agujero sólo se incrementa, alcanzando los 2,047 millones de dólares en 2011.

Comercio con China: materias primas

El intercambio comercial entre el Perú y China ha alcanzado los 13,143 millones de dólares en 2011, multiplicándose por más de doce veces desde 2002. En ese año, las exportaciones a China sólo representaron el 7.7 por ciento del total de nuestras ventas al extranjero (598 millones). Ya en 2011, las exportaciones peruanas solo dirigidas al gigante asiático alcanzaron los 6,802 millones, convirtiéndose en el principal destino de nuestros productos. Pero, al mismo tiempo, las importaciones peruanas procedentes de China, aún son menores, por lo que la balanza comercial con ese país es superavitaria para el Perú, aunque el margen, proporcionalmente se ha ido estrechando.

Pero además del crecimiento sostenido de este flujo comercial, la característica que lo marca es que casi en su totalidad son materias primas ligadas a la minería, lo que no genera mayor valor agregado y, por lo tanto, tiene poco impacto en el empleo.

La potencialidad de la Unasur

Mientras se pronostica una economía sin crecimiento o con decrecimiento en los países industrializados, la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal) estima que la región crecerá un 3.7 por ciento en 2012. Es en tal sentido que mirar este espacio a la hora de buscar nuevos mercados tiene relevancia.

Solo en lo que se refiere a América del Sur, el intercambio comercial del Perú ha crecido de manera importante en los últimos años. Si de cifras se trata, el comercio con los países de la Unión Sudamericana de Naciones (Unasur) se ha multiplicado por 4.4 veces, pasando de 3,829 millones de dólares en 2002 a 16,930 millones en 2011, lo que evidencia la dinamicidad comercial del vecindario.

Las exportaciones del Perú a sus vecinos han crecido a una velocidad aún mayor que las importaciones, aunque todavía tiene una balanza comercial negativa con este bloque. En 2002, el Perú exportaba 991 millones de dólares, mientras que en 2011 esa cifra alcanzó los 6,599 millones. Por su parte, las importaciones peruanas también crecieron, de 2,838 millones en 2002 a 10,331 millones en 2011.

En la tendencia se puede observar el achicamiento del déficit comercial y el crecimiento intensivo de las exportaciones. El mercado regional constituye hoy un porcentaje importante de las ventas externas del Perú, sobre todo si comparamos con los socios comerciales habituales del país. Las exportaciones peruanas a Unasur superan ya a las dirigidas a Estados Unidos.

América del Sur en detalle

Las exportaciones del Perú hacia América del Sur crecieron solo en 2011 treinta cuatro por ciento comparadas con el año anterior, ello amparado en varios acuerdos comerciales. En primer lugar, con los países de la Comunidad Andina de Naciones (Ecuador, Colombia y Bolivia), con quienes existe libre comercio, y las políticas de defensa comercial empleadas por los países miembros se suelen enmarcar dentro de lo que permite la normativa andina. En 2011, las exportaciones peruanas dirigidas al bloque andino se incrementaron 14.7 por ciento, destacando Colombia con un crecimiento de treinta por ciento.

También existe un acuerdo comercial con Chile, principal socio comercial del Perú en la región, con quien tiene además un comercio superavitario. En 2011 le exportó 1,948 millones de dólares, 44.7 por ciento más que en el año anterior.

Recientemente entró en vigencia un acuerdo comercial con Venezuela, mercado importante que quedó restringido luego de que ese país se retirara de la Comunidad Andina de Naciones por la negociación del TLC con Estados Unidos. Pero las exportaciones peruanas a Venezuela son las que más han crecido en el último año, incrementándose en 77.7 por ciento.

También hay un acuerdo con el Mercosur, un mercado que aún no es tan aprovechado por el Perú como debiera serlo por el tamaño de sus principales socios (Argentina y Brasil). Las exportaciones peruanas a ese destino alcanzaron los 1,473 millones de dólares en 2011, treinta y uno por ciento más que en el año anterior.

Al margen de su crecimiento y posibilidades, el comercio sudamericano aún se encuentra lejos de estar totalmente liberado de aranceles o barreras paraarancelarias. En cada acuerdo existen particularidades y restricciones negociadas por los países. La Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), el consenso marco para todos los acuerdos comerciales de la región, aún no ha logrado liberalizar el comercio, lo que se presenta como un reto, pero principalmente como una potencialidad para el crecimiento de las exportaciones peruanas al subcontinente.

Diversificación de productos

El Perú es un país cuyas exportaciones se han basado históricamente en materias primas, principalmente minerales. Y ese es el patrón de producción que brinda a sus principales socios comerciales.

Según cifras del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, el sesenta por ciento de las exportaciones a Estados Unidos son tradicionales, es decir materias primas. Peor aún, de las exportaciones a la China, el noventa y cinco por ciento también provienen del mismo sector.

Sin embargo, a la región sudamericana Perú le exporta una mayor diversidad. Mientras que a China exporta solo trescientos veintisiete productos, que representan poco menos del cinco por ciento del total de productos exportados, a la Unasur exporta 3,643 partidas arancelarias, es decir, cincuenta y dos por ciento del total de productos exportados, y que contienen no solo productos primarios sino también una importante gama de productos manufacturados. Por ejemplo, a Colombia le exporta setenta y nueve por ciento en productos no tradicionales, a Argentina setenta y uno por ciento y a Venezuela noventa y seis por ciento.

En un escenario de crisis, donde las exportaciones se verán limitadas, y quizá los términos de intercambio de los minerales sufran una caída temporal y en un no muy lejano horizonte una caída más estructural, es urgente que la política comercial peruana se enfoque en exportar productos de mayor valor agregado, de pequeñas y medianas empresas en particular, pues son los que mayor mano de obra utilizan.

Retos para la integración regional

La política comercial peruana está apostando a todos los frentes posibles. La apertura de nuevos mercados aparece, entonces, como el principal objetivo, y no tanto la diversificación de los productos. Por eso, el país tiene casi noventa y cinco por ciento de su comercio cubierto por acuerdos comerciales en vigencia o por entrar en vigencia. Sin embargo, la crisis global, que ya está en su quinto año de desarrollo, ha afectado las relaciones comerciales con los principales y habituales mercados con quienes comercia el Perú. Ello  empuja a mirar nuevas alternativas y el Ministerio de Comercio y Turismo bien ha hecho en profundizar la relación con China, cuya economía aunque también se está enfriando, de todas maneras se estima crecerá un 7.5 por ciento en este año.

Pero mirar a la región aparece todavía más interesante, no solo porque también mantiene tasas de crecimiento sostenido, sino porque la diversidad de productos exportados permitirá un mayor impacto en la economía nacional. La Unasur se presenta como la oportunidad para hacerlo.

Esta integración, que fluye a pasos agigantados en los aspectos políticos, toma de decisiones y coordinaciones conjuntas en temas sociales, de defensa, de salud, por ejemplo, enfrenta algunos retos importantes para consolidarse también en el ámbito comercial. Por un lado, limitar las barreras comerciales que todavía ponen los socios del Mercosur, lo cual no será fácil sobre todo porque éstas se han visto incrementadas también para protegerse de la crisis. Por otro, el Mercosur, fortalecido con la incorporación de Venezuela, que lo convierte en una potencia energética y el bloque subregional con la mayor población y PBI de América del Sur, podría tomar un protagonismo superlativo dentro de las negociaciones de la Unasur, en desmedro de países más pequeños como el Perú que han optado por otro tipo de alianzas (TLC, Arco del Pacífico), incompatibles con una unión aduanera como el Mercosur y que seguirán siendo una dificultad para la integración comercial de la región. Todo esto exigirá buscar alternativas creativas para poder consolidar este mercado, que está todavía dando sus pasos iniciales.

* Analista de la Red Latinoamericana sobre Deuda, Desarrollo y Derechos – Latindadd.


Publicado: Viernes 20 de julio de 2012 - 75 Año 2012

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com