Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Andá, cantale a Gardel

Viernes 22 de febrero de 2013 - No. 102 - Año 2013

Héctor Béjar

En el mundo de las Naciones Unidas y aledaños se está empezando a discutir qué hacer para superar la pobreza después de 2015. En 1995, la Cumbre Social de Copenhague acordó disminuir la pobreza a la mitad el año 2000. Cuando llegó ese año sin lograr resultados convinieron en postergar la meta al 2015. Se acerca el 2015 y ahora se preguntan qué hacer después.

Según las Naciones Unidas, el número de pobres en el mundo disminuyó de 1,900 millones en 1990 a 1,290 millones en el 2008. Pero de ochocientos veintiocho millones de hambrientos en 1990 se pasó a ochocientos treinta y siete millones en el 2005. El empleo con derechos ha retrocedido. ¡Sólo los tecnócratas saben cómo puede disminuir la pobreza mientras aumenta el hambre y el subempleo!

Las fortunas ya no se miden por millones sino por millones de millones. Según Oxfam, las cien personas más ricas del planeta tienen 240,000 millones de dólares de ingresos netos cada año.

Afganistán, Irak y Libia han sido destruidos y están demoliendo Siria. Los ataques masivos a poblaciones civiles son tolerados. La tortura ha sido restablecida en el gulag de la CIA, los derechos humanos han sido abolidos en la práctica en los países en conflicto. La esclavitud ha sido restablecida a través de la inexistencia de los derechos laborales para millones de trabajadores de las maquilas. Los monopolios planifican la explotación sin límite del planeta mientras sus capitales circulan por cientos de paraísos fiscales. ¡Todo esto es mucho más que simple pobreza!

En junio del 2012, el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales publicó The United Nations Development Strategy Beyond 2015.

El Comité plantea escapar al reduccionismo economicista y estadístico y reforzar los principios y la integralidad. Retornar a la Declaración del Milenio que habla sobre medio ambiente, derechos humanos, democracia y gobernabilidad, empleo, sostenibilidad, cambio climático, desigualdad dentro y entre países, desafíos que deben ser enfrentados integralmente. Se pide que la Declaración sea aplicable a todos, no solo a los países en desarrollo. Tener cuidado con fragmentar la visión de los problemas porque eso disminuye la eficacia de la acción.

El documento plantea solo una parte de la cuestión de fondo.

El año 2010, los países ricos donaron 17,000 millones de dólares para servicios sociales básicos en todo el mundo. Mientras tanto, gastaron billones en sus guerras y en rescatar a sus bancos. Guerras y rescate son las grandes inversiones de los ricos en el tercer milenio. Cuando decimos rescate es que se están apropiando del dinero de los contribuyentes para sus bancos.

Según Amnistía Internacional, desde 1945 hubo entre veinticinco y cuarenta y cinco millones de muertos en conflictos. Solo sesenta y tres países del mundo han estado exentos de conflictos bélicos. Bandas armadas han reemplazado a estados corruptos, invadidos o en crisis. El valor de las exportaciones de armas es de 21,000 millones de dólares al año. Cada año se fabrican ocho millones de armas convencionales, 16,000 millones de municiones, más de dos balas por cada hombre, mujer y niño del planeta. Cada minuto, una persona es víctima de homicidio.

Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (Francia, Rusia, China, el Reino Unido y Estados Unidos) son responsables por el ochenta y ocho por ciento de las exportaciones de armas convencionales que contribuyen a la comisión de abusos contra los derechos humanos.

Solo el Banco de España gastó 100,000 millones de euros en salvar tres cajas de ahorros y dos bancos.

No es solo cuestión de dinero sino de actitud: la cooperación ha servido para imponer un modelo de economía, sociedad y sistema político que no beneficia sino a los poderosos. Se necesita diálogo de igual a igual, no “ayuda” en el sentido antiguo. Las políticas y los mecanismos de poder del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y los organismos financieros deben ser reestructurados. Los deudores gigantescos no son nadie para dar lecciones al mundo.


Publicado: Viernes 22 de febrero de 2013 - No. 102 - Año 2013

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com