Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

El Perú en el camino del acuerdo climático universal

30 de agosto de 2013 - No. 129 - Año 2013

Rocío Valdeavellano

El próximo año, el Perú será sede de la 20ª Conferencia de las Partes (COP 20) de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la última antes de la crucial cita de París en 2015, donde debe lograrse el esperado acuerdo universal amplio, ambicioso, justo y vinculante que permita salvar al planeta del calentamiento global.

Ser sede de la COP 20 significa importantes retos para el Perú y América Latina. En primer lugar, nos llama a sumar esfuerzos para que sea exitosa. Es decir, que logre avances básicos hacia la aprobación, en diciembre del 2015 en París, del nuevo acuerdo climático global que la humanidad está esperando.

Dicho acuerdo requiere ser amplio, es decir, suscrito por todas las partes. Recordemos que Estados Unidos nunca ratificó el Protocolo de Kioto y que Rusia, Japón, Canadá y Nueva Zelanda optaron por no participar en su segundo periodo establecido en la COP 18 en Doha en diciembre pasado.

Este nuevo acuerdo también debe ser ambicioso, conteniendo un compromiso de reducciones drásticas de emisiones de gases de efecto invernadero. Mientras Kioto 1 solo obligaba a reducirlas en un cinco por ciento en relación a las emisiones de 1990, es perentorio que éstas disminuyan por lo menos de cuarenta a cincuenta por ciento para el año 2020, según lo han advertido los científicos del IPCC.

Además, el nuevo acuerdo deberá ser justo, rigiéndose por el principio de “responsabilidades comunes pero diferenciadas” de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Ello implica que los grandes emisores históricos (los países industrializados) reduzcan sus emisiones en mucha mayor magnitud, los nuevos macroemisores (como China) asuman ya su responsabilidad actual efectuando reducciones proporcionales y los países con menores emisiones también contribuyan en la medida de sus posibilidades.

Al respecto, no basta tomar en cuenta solo las emisiones totales del país, sino también considerar sus emisiones per cápita. Así, la energía per cápita que consume un chino promedio es varias veces menor que la que consumen un europeo o un norteamericano. Numerosos habitantes de países pobres no tienen aún, en pleno siglo XXI, acceso a niveles de energía suficientes para una vida digna.

Por último, afirmamos que el acuerdo a adoptarse en el 2015 en París debe ser vinculante. Ello no ha sido siempre así en los procesos de negociaciones de las COP, pues más de una vez incluso los responsables históricos de las mayores emisiones han pretendido establecer de manera voluntaria, y no con carácter obligatorio, sus propuestas de posibles reducciones.

Estas características del nuevo acuerdo son urgentes no solo en lo referido a la mitigación (reducción de emisiones), sino también a otros aspectos claves en el proceso de negociaciones: el apoyo a la adaptación o creación de condiciones para reducir los impactos del Cambio Climático, la transferencia de tecnología, las compensaciones por pérdidas y daños, y el financiamiento, cuyos avances aún distan mucho de lo que exige la gravedad de las actuales tendencias del calentamiento global.

En segundo lugar, la realización de la COP en América Latina nos coloca ante la oportunidad de hacer escuchar la voz de nuestra región. Nos permitirá hacer visibles ante el mundo las amenazas e impactos que el Cambio Climático supone para la vida de nuestra población y para la Amazonía, los glaciares, los acuíferos y nuestra biodiversidad, que forman parte del patrimonio ecológico de la humanidad, se encuentran en nuestros territorios y es indispensable proteger.

En tercer lugar, la COP nos llama a los peruanos y peruanas a ligar esta agenda global -de interés para el conjunto de los habitantes del planeta- con nuestra agenda interna, con la realidad y las luchas de nuestras comunidades y con las políticas nacionales frente al Cambio Climático. Si nuestra patria es sede de un evento de tal envergadura deberíamos dar ejemplo en cuanto a iniciativas eficaces y coherentes para enfrentar el fenómeno en el país.

En esa perspectiva se ha conformado el Grupo PERÚ COP 20, que hasta hoy reúne a más de cuarenta redes, movimientos e instituciones con el fin de articular iniciativas, informar y sensibilizar a la ciudadanía, así como formular propuestas y dialogar con las autoridades en el proceso hacia la COP 20. La convocatoria está abierta a todos los que quieran sumarse. Contacto: info@mocicc.org

Rocío Valdeavellano, Coordinadora Nacional del Movimiento Ciudadano frente al Cambio Climático (MOCICC).


Publicado: 30 de agosto de 2013 - No. 129 - Año 2013

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com