Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

TPP: bienvenido respaldo a la propuesta de Malasia

14 de febrero de 2014 - No. 150 - Año 2014

Martin Khor

Algo extraño pero bienvenido ocurrió los últimos días: los fiscales generales de más de cuarenta estados de Estados Unidos salieron en apoyo de la propuesta de Malasia de excluir totalmente el tabaco del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

En una carta dirigida al Representante de Comercio de Estados Unidos, Michael Froman, los fiscales generales fustigaron su propuesta sobre el comercio de tabaco, ya que no protege adecuadamente la regulación estatal y local frente a posibles impugnaciones legales por parte de las empresas tabacaleras.

En particular, la propuesta de Estados Unidos permitiría a las compañías tabacaleras seguir utilizando el sistema de arbitraje inversionista-Estado para demandar a los gobiernos que procuran controlar la comercialización del tabaco.

Por lo tanto, los fiscales generales apoyan la propuesta de Malasia, presentada en Brunei en agosto pasado, que exime a las medidas de control del tabaco de todas las disciplinas del TPP.

Cuando Malasia presentó su propuesta fue calurosamente felicitada por las ONG del ámbito de la salud en todo el mundo y también recibió elogios del New York Times y otros influyentes periódicos.

Pero es raro que en una negociación comercial, o de cualquier otro tipo, los principales abogados de Estados Unidos apoyen a un gobierno extranjero en contra de su propio gobierno.

No obstante, es probable que el Representante de Comercio de Estados Unidos mantenga su débil propuesta en lugar de ponerse del lado de Malasia, en la medida que está influenciado por el poderoso grupo de presión de la industria tabacalera.

A varios grupos de salud les preocupa que las disposiciones del TPP puedan impedir a los gobiernos regular la venta de cigarrillos, por ejemplo, cuando exigen que las cajas describan los peligros del tabaquismo, que sigue siendo la principal causa de muerte –cuatrocientos cuarenta mil estadounidenses mueren cada año por el consumo de tabaco, dicen los fiscales generales en su carta al Representante de Comercio-, y reduzcan al mínimo el uso del logotipo y la marca de la compañía.

La gigante tabacalera Philip Morris ha demandado a países como Australia y Uruguay por sus leyes relativas al “empaquetado genérico” (sin publicidad).

Por otro lado, las compañías tabacaleras también están dirigiendo el foco de su comercialización a los países en desarrollo, donde en el futuro se producirán la mayoría de las muertes. Éste es un tema de vida o muerte en el TPP y fue moralmente valiente que Malasia exigiera la máxima exención de las medidas de control del tabaquismo, por lo que tanto han luchado el Ministerio de Salud y numerosas organizaciones de la sociedad civil.

Pero no queda claro si la propuesta de Malasia, considerada una “línea roja” al menos por las ONG y, es de esperar, también por el Ministerio de Salud y el Consejo de Ministros, tendrá éxito frente a los demás países del TPP.

El apoyo de los fiscales generales fue la única buena noticia sobre el TPP procedente de Estados Unidos.

En su discurso sobre el Estado de la Nación, el presidente Barak Obama presentó argumentos muy débiles para la renovación de la autoridad comercial de vía rápida, según la cual el Congreso sólo puede aprobar o rechazar en bloque acuerdos comerciales, sin hacerle modificaciones. Sin esta autoridad es poco creíble que se lleven a cabo las propuestas de Estados Unidos o se acepten las de los demás países, debido a la probable oposición del Congreso, en su totalidad o en parte.

Solo unos días después del discurso de Obama, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, expresó su oposición a la vía rápida, lo que representó un duro revés para el presidente.

Hay muy pocas esperanzas de que el Congreso apruebe una ley de vía rápida, puesto que ya se sabe que se oponen la mayoría de los demócratas y una minoría considerable de los republicanos, interesados en rechazar cualquier iniciativa presentada por Obama.

Existe, pues, poca confianza de que los negociadores de otros países del TPP obtengan que lo aceptado por el Representante de Comercio de Estados Unidos sea aprobado por el Congreso. En este sentido, varios ministros ya han declarado que les resulta difícil hacer concesiones en las negociaciones, porque lo que acepte el Representante de Comercio más tarde puede ser impugnado por el Congreso.

A los demás países del TPP se les puede pedir más adelante que hagan aún más concesiones. Entonces, ¿por qué hacer las concesiones finales ahora?

La próxima reunión ministerial del TPP se llevará a cabo a fines de este mes en Singapur y previamente también se reunirán allí los negociadores. Estados Unidos está tratando de concluir las negociaciones lo antes posible para evitar que las elecciones del Congreso en noviembre influyan demasiado en las mismas.

Pero estas elecciones ya están haciendo mella. Se sabe que ahora la opinión pública de Estados Unidos está en contra de la firma de nuevos tratados de libre comercio. Esta presión fue la causa de que el senador Reid manifestara su oposición a la vía rápida.

Así pues, el TPP pende de un hilo, en gran medida a causa de la situación interna en Estados Unidos.

Martin Khor, fundador de TWN y director ejecutivo del Centro del Sur.


Publicado: 14 de febrero de 2014 - No. 150 - Año 2014

1 comentario

  1. TANTOS VERDUGOS DE LAS ADICCIONES INDUCIDAS, YA SEMBRADORES,VENDEDORES Y CÓMPLICES OFICIALES.

    Y TANTA CARENCIA DE VERDUGOS EN CONTRA DE LOS GENOCIDAS.

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com