Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Estancamiento con deflación redoux

19 de diciembre de 2014 - No. 194 - Año 2014

Oscar Ugarteche

En febrero del 2014 escribí que se había ingresado en el décimo momento de la crisis. Que con el fin de las políticas monetarias expansivas los rendimientos de las tasas de interés iban a subir y con ello se iba a producir una reversión del triple arbitraje en curso. (http://alainet.org/active/71191)

El efecto sería el contrario de lo visto en el periodo 2003-2012 que generó un mundo de dos velocidades: las economías ricas altamente endeudadas no crecen y están en deflación, mientras las economías emergentes crecían aceleradamente empujadas por los precios en auge de las materias primas, los diferenciales de tasas de interés y el alza en los índices de capitalización de las bolsas de valores emergentes. La inyección de flujos de los ricos a los emergentes llevaba a una acumulación de reservas internacionales y una sobrevaluación de las monedas, con el efecto consecuente de empujar al sector importador y el consumo en el exterior.

En esta etapa, que duró más o menos una década, los analistas miraron a China, principal consumidor de materias primas, buscando la explicación. Cuando el crecimiento chino comenzó a descender en el 2007 y los precios siguieron al alza, seguir diciendo lo mismo era más fácil que decir que estábamos viviendo el efecto de la política monetaria expansiva de Estados Unidos, Gran Bretaña, Europa y Japón. Mucho más sencillo que explicar que los bancos de inversión no estaban prestando dinero para producir sino que estaban guardándolo en reservas en la forma de inversiones en commodities e inversiones en los mercados emergentes.

Ahora que culminó el programa de expansión cuantitativa del QE3 (Quantitative easing, ver recuadro) se puede apreciar que los flujos estaban revirtiendo, los tipos de cambio estaban ajustándose a la baja y dejando de estar sobrevaluados, y los ingresos por exportaciones primarias bajaron aceleradamente. Combinando el proceso de recuperación lentísimo e incierto de la economía de Estados Unidos con el estancamiento con deflación de Europa y Japón, la demanda global de materias primas ha bajado.

El precio del cobre bajó veinticinco por ciento en dos años, el oro bajó alrededor de treinta y siete por ciento de su pico y la plata ha bajado sesenta y uno por ciento, de 42.96 el 12 de abril del 2011 a 16.46 el 7 de diciembre del 2014. El petróleo, utilizando el Brent como referencia, bajó cuarenta y uno por ciento de 116.73 a 68.33 el barril en el mismo periodo. El descenso continúa. Contrario a la predica del equilibrio general, si hay ciclos de materias primas, no basta tener a China creciendo para eliminar el ciclo.

En la América Latina de la Alianza del Pacifico esto es un problema porque exportamos mano de obra barata o materias primas. Una baja del tipo de cambio significa menos importaciones y menos consumo, ergo, menos crecimiento económico. Para los del Mercosur podría significar un alza de sus exportaciones industriales fuera del bloque subregional.

Los periodos de alza de la tasa de interés con baja en los precios de las materias primas siempre son los que anteceden crisis de balanza de pagos y de endeudamiento externo, por razones evidentes. Solo que esta vez no son los Estados los endeudados sino las empresas grandes que resultarán, como es habitual, garantizadas por los Estados cuando los pagos no puedan ser cubiertos por ellas. Las grandes empresas nacionales y trasnacionales toman crédito internacional por ser más barato que el crédito en América Latina. Al proceso de nacionalización de la deuda se le conoce como la “sucretización“ de la deuda por haber sido Ecuador el primero en hacerlo en 1982, seguido de México y de todos los demás en los años sucesivos.

Lo que estamos viendo podría ser entonces el inicio de la crisis global como tal. Hasta ahora había crisis en los países ricos altamente endeudados (PRAE)  y bonanza en el resto del mundo. Ahora los países primarioexportadores entran en recesión y los PRAE no salen del sopor de su estancamiento. Los países asiáticos, mientras tanto, seguirán creciendo sin lograr compensar la caída de los precios de las materias primas, como en los últimos tres años.

El Financial Times del 8 de diciembre del 2014 se interroga sobre el futuro de Chile, que parece estar cambiando de rumbo luego de casi cuarenta años de liberalismo radical en su versión más cercana al mercado perfecto, ya alejada del monetarismo.

Ninguna economía en América Latina, salvo Colombia, ha logrado mantener su ritmo de crecimiento. Al igual que en los años ochenta, cuando ocurrió lo mismo, cabe preguntarse qué están haciendo de bien que el resto no hizo. De otro lado, las economías que estaban creciendo por el mercado interno, como Brasil y Argentina, igualmente están resintiendo la baja en sus ingresos exportadores que le ha restado el oxígeno para crecer, aumentando la demanda interna vía salarios o transferencias sociales. Las tasas de inversión se han visto estancadas, tanto del sector privado extranjero con nuevas inversiones verdes como las inversiones públicas y las privadas para comprar empresas nacionales en dificultades.

Lo que es distinto esta vez a 1979, su antecedente critico gemelo más inmediato, es que las cuentas de capitales están perfectamente abiertas y que los mercados cambiarios en la era del dinero de crecimiento endógeno son gigantescos para las economías emergentes. Según el Banco de Pagos Internacionales (www.economonitor.com/blog/2013/09/bis-daily-fx-turnover-averages-5-3-trillion/), el peso mexicano y el yuan chino están entre las diez monedas más transadas al día, estando el peso mexicano en el rango sobre los 130,000 millones de dólares en pesos transados al día entre los mercados spot, forward, swaps cambiarios y derivados.

A diferencia de China, México tiene la quinta economía con menor crecimiento en América tras veinte años de reformas económicas y el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. Esto hace al peso un commodity particularmente frágil cuyo precio se mantendrá mientras los operadores cambiarios sigan haciendo negocios. Sin duda, una parte de esto proviene del narcotráfico. El problema con esta apertura perfecta es que podría dar lugar a estampidas cambiarias ante cualquier situación incómoda. Se está entrando en un periodo delicado de la economía internacional.

Oscar Ugarteche, economista peruano, trabaja en el Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México y coordinador del Observatorio Económico de América Latina (OBELA).

Quantitative Easing

La flexibilización monetaria (Quantitative Easing, QE) es una herramienta no convencional de política monetaria para aumentar la oferta de dinero y reducir las tasas de interés a largo plazo. En noviembre de 2008, la Reserva Federal de Estados Unidos inicio la primera ronda de inyección de liquidez, el QE1 (terminó en marzo de 2010), en noviembre de 2010, el QE2 (terminó en junio de 2011) y en setiembre de 2012 el QE3, conocido también como QE infinito, porque a diferencia de los dos anteriores no tenía una fecha de caducidad.


Publicado: 19 de diciembre de 2014 - No. 194 - Año 2014

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com