Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

El zika, el dengue, la malaria y el mosquito mortal

18 de marzo de 2016 - No. 251 - Año 2016

Martin Khor

La asociación del mosquito con numerosas enfermedades graves ha hecho que el mundo se lo tome muy en serio. La última es el virus de Zika, que provoca defectos de nacimiento. Urge encontrar  una vacuna.

Los casos de dengue han aumentado a un ritmo alarmante, pero hasta ahora no hay cura ni vacuna aprobada y aunque existen medicamentos para la malaria, la resistencia de los parásitos ha aumentado.

Desde el año pasado se sabe que el virus de Zika fue transmitido localmente en 31 países de América Latina y el Caribe, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que podría transmitirse en otros donde hay mosquitos Aedes aegypti.

La principal preocupación es la aparente asociación del virus de Zika con trastornos neurológicos como la microcefalia. Ocho países también han informado del aumento de la incidencia del síndrome de Guillain-Barré.

El Comité de Emergencia sobre el virus de Zika de la OMS recomendó una mayor investigación sobre los vínculos entre el virus de Zika y los desórdenes neurológicos, las medidas de control de vectores, la educación pública sobre los riesgos, y la prioridad para desarrollar nuevos métodos de diagnóstico y nuevos medicamentos y vacunas.

Las medidas mundiales contra la malaria han dado buenos resultados. Entre 2000 y 2015, su incidencia en las poblaciones en riesgo se redujo en 37% y la tasa de mortalidad a escala mundial en 60%.

El mejor tratamiento es la terapia combinada basada en la artemisinina (ACT). Sin embargo, el parásito P. falciparum, el más letal del género Plasmodium, se está volviendo resistente a este medicamento. Y la OMS advierte que la resistencia a múltiples fármacos podría extenderse a otras regiones, “con consecuencias nefastas para la salud pública”.

En cuanto al dengue, es probablemente la enfermedad relacionada con el mosquito más temida en algunos países debido al rápido aumento de casos: de 19.884 en 2011 a más de 120.000 en 2015.

Si bien el dengue rara vez causa la muerte, el dengue grave (conocido anteriormente como dengue hemorrágico) es potencialmente mortal.

No existe un tratamiento específico para el dengue ni para el dengue grave, pero la detección temprana y el acceso a una atención médica adecuada reduce las tasas de mortalidad por debajo de 1%, según la OMS.

Por lo tanto, la prevención depende solo de eficaces medidas de control de los vectores. La OMS recomienda impedir que los mosquitos accedan a los hábitats de desove, eliminar los residuos sólidos adecuadamente, cubrir, vaciar y limpiar recipientes de almacenamiento de agua para uso doméstico, y aplicar insecticidas adecuados a los recipientes de almacenamiento de agua al aire libre.

Si bien el control del vector es lo más importante para todas las enfermedades relacionadas con mosquitos, un problema importante consiste en que éstos se están volviendo resistentes a los insecticidas.

Martin Khor es director ejecutivo del Centro del Sur.


Publicado: 18 de marzo de 2016 - No. 251 - Año 2016

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com