Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

La APEC, el libre comercio y la OMC

2 de diciembre de 2016 - No. 288 - Año 2016

Humberto Campodónico

¿Por qué los países prefieren los acuerdos bilaterales -y luego los TLC más amplios, como el TPP- en vez de negociar en la Organización Mundial del Comercio (OMC)?

La implementación de los acuerdos bilaterales de libre comercio, los TLC, comenzó hace 25 años con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre Canadá, México y Estados Unidos. La Unión Europea, inicialmente reacia a firmar acuerdos de libre comercio bilaterales, también los adoptó. En nuestra región, Chile fue el primer país sudamericano en firmar un TLC con Estados Unidos. Luego vinieron Perú y Colombia.

¿Por qué los países prefieren los acuerdos bilaterales -y luego los TLC más amplios, como el de la Asociación Trans-Pacífico (TPP) con la participación de 12 países- en vez de negociar en la Organización Mundial del Comercio (OMC)? Recordemos que de 1948 a 1995 hubo ocho rondas de negociación con la participación de todos sus miembros, que redujeron drásticamente los aranceles, con el objetivo de facilitar y promover el libre comercio.

Hay varias razones, pero dos son las más importantes. En la OMC, todos los acuerdos son por consenso. Si un país se opone a un acuerdo propuesto, no será aprobado y la OMC se paralizará. Esto es lo que ha sucedido con la última ronda, la Ronda de Doha, que comenzó en 2001 y está casi muerta.

La otra razón es que la participación de los países en desarrollo y los llamados “países emergentes” en las relaciones económicas y comerciales mundiales ha crecido enormemente desde la Segunda Guerra Mundial. Y son muy conscientes de sus intereses, que en muchos casos son diferentes de los de los países industrializados.

En el sector agrícola, por ejemplo, los mercados emergentes se oponen a los subsidios multimillonarios a los productos agrícolas otorgados por los países industrializados porque reducen artificialmente los precios de los alimentos básicos, algo que se considera competencia desleal para los productores agrícolas locales de los países en desarrollo. Lo mismo ocurre con las propuestas de desregulación de las políticas de inversión extranjera y competencia, temas de las Cuestiones de Singapur. Ellos no tuvieron consenso y fueron excluidos de la Agenda de la Ronda de Doha.

A esto se suma la entrada de China en la OMC en 2001, como resultado de sus nuevas políticas económicas y comerciales. Dado que China tiene una economía mixta -con una significativa participación estatal junto con empresas privadas- no se implementaron políticas de liberalización completa e inmediata y desregulación. El gobierno chino siguió el antiguo proverbio: “Tenemos que cruzar el río tocando cada piedra con nuestros pies”, lo que salvó a China de adoptar políticas neoliberales en un corto período de tiempo, algo que hizo Rusia -con resultados muy negativos- después de la caída de la Unión Soviética.

Como podemos ver, los países industrializados no podían imponer su propia agenda en la OMC. Es por eso que recurrieron a los TLC, donde negocian con países más pequeños y logran un “acuerdo OMC Plus”, así llamados porque van más allá de lo acordado en ese foro. La enorme cantidad de TLCs firmados se ha denominado “cuenco de espaguetis”, porque nadie sabe dónde empiezan o dónde terminan.

Eso no es todo. Los TLC chocan con el argumento del “optimismo neoliberal” que dice que los acuerdos multilaterales (en la OMC) son mejores que los acuerdos bilaterales. En la OMC, la cláusula más importante es la de “nación más favorecida”, que significa lo siguiente: toda reducción arancelaria hecha por un país a otro país debe ser obligatoriamente otorgada a todos los demás países miembros de la OMC. Así, todos los países miembros de la OMC son tratados como “nación más favorecida”. Pero esto no se aplica a los TLC porque las reducciones arancelarias -y todas las demás cuestiones- solo afectan a los dos (o más) países que negocian el TLC.

Debido a esto, el argumento central de los negociadores (de países como Perú) por firmar un TLC se vuelve horrible: “Si yo firmo, tengo acceso inmediato al mercado del país industrializado. También tengo una ventaja sobre los países que aún no han firmado un TLC, porque están fuera de ese gran mercado”. El resultado es la desaparición del estatuto de nación más favorecida. Esto equivale a dar la “despedida” al óptimo de la solidaridad comercial.

La elección de Donald Trump y su decisión de descartar el TPP significa que vamos a tener discusiones sobre temas de fondo teóricos que ocuparán la escena durante muchos años. Una de ellas es que, contrariamente a lo que dice el enfoque neoliberal, el “libre comercio” tiene ganadores y perdedores. Siempre. No todo el “libre comercio” es bueno per se, como dicen muchos economistas neoliberales. Si eso no se toma en cuenta, las protestas de los perdedores del “libre comercio” se harán gradualmente fuertes. También hay que señalar que el “libre comercio” no ha sido el motor central de la economía en los últimos años porque ha compartido ese lugar con el crecimiento económico chino.

Otra cuestión son las innovaciones tecnológicas que hicieron posible la globalización: para las empresas multinacionales la producción tiene lugar en cualquier parte del mundo y el mercado mundial reemplaza los mercados nacionales. Aquellos que favorecen los TLC dicen que si una fábrica abandona Estados Unidos y la gente pierde sus empleos, no hay mucho de qué preocuparse porque habrá una fábrica más moderna para reemplazarla. Pero eso no es lo que sucede porque, incluso con más formación, hay puestos de trabajo que nunca vuelven. Y los desempleados se quejarán, en voz alta, a su Estado-Nación, especialmente en las elecciones.

También hay un tema geopolítico en esta era de cambios de hegemonía económica y política. Para Barack Obama, el TPP (sin China) negociado en secreto (¿por qué?) fue diseñado para establecer las reglas del juego en Asia en el siglo XXI, de acuerdo a los intereses de sus empresas. Después del anuncio de Trump, ya no es posible.

¿Puede haber otra alternativa de “libre comercio”? ¿Puede esta alternativa ser la Zona de Libre Comercio de la APEC, llamada FTAAP, propuesta en Lima en la última jornada del Foro? Lo vemos difícil porque esa no es la política del presidente electo Trump. Además, encontramos que Rusia y China pertenecen a APEC, países que saben defender sus intereses, como lo hacen en la OMC.

Frente a esta situación, ¿por qué seguir insistiendo en los acuerdos de libre comercio? ¿No sería mejor sacar a la OMC de la unidad de cuidados intensivos? El “libre comercio” no avanzaría a la velocidad de la luz (que es precisamente la raíz del problema), pero los objetivos y metas serían más confiables (y menos propensos a “políticas populistas y reveses proteccionistas”) porque las negociaciones en la OMC deben tener en cuenta las preocupaciones de todos los países, y no solo los intereses de las corporaciones multinacionales, que es la causa de la enorme desigualdad que existe hoy en día.

En cualquier caso, la discusión sobre un nuevo tipo de globalización y libre comercio que tenga en cuenta a las personas acaba de comenzar.

Humberto Campodónico es Investigador Asociado Senior del Centro Sur.

SouthViews Nº 137, 28 de noviembre de 2016, un servicio del Centro del Sur para proporcionar opiniones y análisis de temas de actualidad desde una perspectiva del Sur.


Publicado: 2 de diciembre de 2016 - No. 288 - Año 2016

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com