Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

La Alianza del Pacífico avanza con Paraguay

Viernes 31 de mayo de 2013 - No. 116 - Año 2013

Oscar Ugarteche, Francisco Martínez

Cual juego de ajedrez, las piezas en el tablero de la integración regional vuelven a moverse estratégicamente a favor de unos y en detrimento de otros. Los intereses de ciertos países reflejados en cada uno de los bloques –la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) con Buenos Aires, el Mercosur con Brasilia, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) con Cuba, la Alianza del Pacífico con Washington y la Comunidad Andina de Naciones siendo independiente-, también han cambiado de dirección.

En esta ocasión, quien ha realizado los mejores movimientos ha sido sin duda la Alianza del Pacífico (los intereses de Washington, encabezados por el Perú), la cual parece afianzarse un camino sólido cada vez más. Esto ante el gran manejo mediático y las estrategias de promoción que ha tenido a su favor, expresados a su vez, en las propuestas de homologación del tratamiento tributario y de inversiones, así como en la clara intención de crear un Parlamento que sea el marco legislativo que dé luz verde a los acuerdos comerciales y de libre circulación de personas, capitales y bienes y servicios que surjan de este mecanismo.

Además, hay que sumar el hecho de que muchos países de la región están interesados en formar parte de la Alianza. El caso más adelantado es el de Costa Rica, quien el 22 de mayo firmó un Tratado de Libre Comercio con Colombia, dando así un paso adelante hacia la integración en este bloque. (Óscar Rodríguez, “Costa Rica y Colombia firmarán TLC”. La Nación de San José de Costa Rica, 4 de mayo de 2013.) Pero también hay un interés muy serio por parte de los gobiernos de Uruguay y Paraguay, principalmente de este último, que al estar excluido temporalmente del Mercosur, busca “relacionarse muy bien con el mundo, especialmente con los vecinos”, según lo declarado por el presidente de ese país, Horacio Cartes.

Ante este posicionamiento de la Alianza del Pacífico, varios países, principalmente europeos, han encontrado cierto atractivo por lo que ya han lanzado peticiones para poder participar como observadores. Tal es el caso de Portugal. Pero quizá la más llamativa de estas peticiones sea la de China, quien quiere entablar un diálogo para participar como observador y conocer los objetivos y alcances de esta Alianza, más a sabiendas de que ésta es un intento por dejar a dicho país fuera de las negociaciones. (Ivette Saldaña,“Interés de China por la Alianza del Pacífico”. El Financiero, 3 de abril de 2013.)

Por su parte, el Mercosur (Brasilia) parece estar en un punto muerto, pues por un lado el bloque está parado y generando conflicto en algunos sectores de las economías, ante lo cual no se han hecho esperar las criticas y las propuestas de refundarlo, pero por el otro lado, está fortaleciendo los vínculos de integración latinoamericanos incorporando a más países como Guyana, Surinam, Bolivia y Ecuador, cuya participación puede ser crucial en el desenvolviendo de este bloque, principalmente el de este último país ya que servirá como contrapeso a la muy posible adhesión de Paraguay en la Alianza del Pacífico.

Otro factor importante es que todo parece indicar que gran parte del éxito o fracaso del Mercosur dependerá de cómo se lleven a cabo las negociones con la Comunidad Andina de Naciones y de que tanto termine pesando el descrédito del Mercosur en su atasco Brasil-Argentina.

A su vez la Comunidad Andina de Naciones, quien quizá por ahora sea de los más discretos, parece posicionarse inteligentemente, pues entre las diversas propuestas hechas ha sugerido medir el impacto del sector cultural en la economía buscando estrechar aún más los lazos culturales entre los países miembros, además de que también ha buscado mantener una cooperación transfronteriza que sirva de apoyo a los ciudadanos de las naciones participantes, con lo que sigue su avance.

Quien al momento lleva las de perder es la Unasur (Buenos Aires), la cual ha sufrido diversos reveses que en gran parte se han debido al quizá excesivo apoyo que esta ha brindado a Venezuela y al empeoramiento de la relación que mantiene con Paraguay, sobre todo por las declaraciones hechas previas a las elecciones en ese país.

Todo parece indicar que hasta el momento la Alianza del Pacífico, con los intereses de Washington detrás, es quien ha hecho las mejores jugadas, sin embargo la partida no ha terminado sino que esto apenas comienza. Brasilia debe de reaccionar. El Perú es el pivote con la presidencia pro tempore y la nueva canciller, Eda Rivas, debe de valorar bien sus jugadas. Mucha suerte a la flamante canciller peruana.

Oscar Ugarteche, economista peruano, miembro del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y coordinador del Observatorio Económico de América Latina (OBELA).

Francisco Martínez, integrante del Proyecto OBELA, Instituto de Investigaciones Económicas-UNAM.
Editorial de Integración Económica de OBELA (www.obela.org), mayo de 2013.


Publicado: Viernes 31 de mayo de 2013 - No. 116 - Año 2013

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com