Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Dando malos consejos

1 de noviembre de 2013 - No. 138 - Año 2013

Roberto Bissio

Sin tomar en cuenta las críticas de académicos y sindicalistas, ni la opinión del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial lanzó la edición 2014 de su informe Doing Business (Haciendo negocios) con la recomendación de seguir bajando impuestos a las empresas. El informe, publicado el 29 de octubre, resume y promedia un conjunto de indicadores para proporcionar “una medición objetiva de las normas que regulan la actividad empresarial” en todo el mundo.

El informe ordena a los países según un índice que premia a quienes liberalizan sus economías y liberan de trabas burocráticas a los emprendedores privados. El puntaje será mejor cuanto más fácil sea obtener un permiso de construcción, registrar una nueva empresa u obtener una licencia de importación/exportación. Pero también premia a los países que tienen impuestos más bajos o mayor proteccion a los inversores extranjeros.

Las recomendaciones liberalizadoras de Doing Business han sido tan criticadas que el Banco Mundial decidió convocar a un panel independiente para que investigara su solidez y relevancia. Este cuerpo, presidido por el presigioso ex ministro sudafricano de Finanzas Trevor Manuel, concluyó que el informe es “una pobre guía” para los tomadores de decisiones y publicó una lista de reformas que esta publicación emblemática del Banco Mundial debería emprender para volverse “robusta”.

Sin embargo, estas sugerencias no fueron tomadas en cuenta en el informe Doing Business de 2014, lo que promete una nueva ola de críticas. Los países con mejor puntaje en la lista o los que aparecen como “avanzando” más rápidamente suelen promocionar este aval del Banco Mundial en sus intentos por atraer inversores extranjeros. Ni China ni Brasil han tenido nunca puntajes altos en Doing Business y, sin embargo, son los países que más inversiones atraen en el mundo y en América Latina, respectivamente.

Christina Chang, principal economista de CAFOD, la organización católica británica de ayuda al desarrollo, comentó que “los tomadores de decisiones se preguntarán con razón qué credibilidad tiene una publicación que coloca a Zambia en el duodécimo lugar mundial en cuanto a acceso al crédito por parte de las empresas, cuando noventa por ciento de las pequeñas empresas de Zambia dicen que la falta de créditos es el mayor obstáculo para su éxito”.

Peter Bakvis, representante en Washington de la Confederación Sindical Internacional, dijo que “por más de una década Doing Business ha estado publicando datos sobre la regulación del empleo, con base en la suposición errónea de que bajar las normas laborales es bueno para la economía y bueno para los negocios”.

El indicador sobre empleo de Doing Business premia a los países en los que es más fácil y menos costoso despedir a un trabajador, a los que carecen de salario mínimo o éste tiene valores más bajos y dónde no hay prohibición del trabajo nocturno de mujeres o niños.

“Un trato justo para las mujeres y hombres que trabajan no puede contradecir los valores del Banco Mundial”, sostuvo en 2008 el representante estadounidense Barney Frank, a la sazón presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara Baja.

Sin la aprobación de Frank, una contribución estadounidense de 3,700 millones de dólares a la institución financiera internacional estaba congelada y para obtener esta suma, su entonces presidente, Robert Zoellick, debió escribir un “memo” a todo su staff diciendo que “el indicador de empleo no representa la política del Banco Mundial y no debe ser usado como base de recomendaciones de política en ningún documento que diseñe o evalúe la estrategia de desarrollo de un país”.

El indicador de empleo dejó de formar parte de los cálculos del índice promedio, pero el informe Doing Business sigue incluyendo este indicador, a título ilustrativo, en el área de “fortaleza de las instituciones legales”.

Jesse Griffiths, director de Eurodad, la red europea sobre deuda y desarrollo, enfoca sus críticas ahora sobre los temas fiscales: “Es inconcebible que el Banco Mundial siga insistiendo con una publicación que promueve impuestos bajos para las corporaciones como una política ideal para el desarrollo. El problema de la mayoría de los países en desarrollo es que recaudan muy poco de las corporaciones trasnacionales, no demasiado”. Eurodad sostiene que “un informe tan sesgado” no debería tener el “presupuesto desmedido de publicidad” del que goza Doing Business.

En contra de lo que Doing Business sigue recomendando, durante la asamblea conjunta del Banco Mundial y el FMI a comienzos de octubre, esta última institución argumentó que una manera legítima de resolver los déficit fiscales de los países en crisis es aumentando los impuestos, en particular a las grandes empresas y los individuos más ricos.

“Hay un poco de esquizofrenia” en los gobiernos, dijo Christine Lagarde, directora gerenta del FMI, ya que “por un lado realmente quieren ir por los impuestos no recaudados” y, por otro, “compiten entre sí a ver quien baja más los impuestos a las empresas”, aumentando en cambio los impuestos al trabajo.


Publicado: 1 de noviembre de 2013 - No. 138 - Año 2013

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com