Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

El TiSA contra la OMC

12 de junio de 2015 - No. 213 - Año 2015

Roberto Bissio

El “ambicioso acuerdo de comercio de servicios” con miras a lograr “mayores progresos en la liberalización”, anunciado en julio de 2012, podría ser simplemente un gran bluff.

El acuerdo, conocido como TISA por sus siglas en inglés (Trade in Services Agreement), sería “legalmente inconcebible dentro de la Organización Mundial del Comercio (OMC)”, sostiene el veterano analista Chakravarthi Raghavan, quien reporta desde Ginebra desde hace cuarenta años, como fundador y actual director emérito de SUNS, un servicio informativo diario exclusivo para diplomáticos.

La opinión de Raghavan coincidiría con la de los principales asesores legales de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), las potencias emergentes a cuyos mercados de servicios quieren acceder los llamados “verdaderos buenos amigos” que iniciaron el TISA: Australia, Canadá, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, Estados Unidos, Hong Kong, Israel, Japón, México, Noruega, Nueva Zelanda, Pakistán, Perú, Suiza, Taiwán, Turquía y la Unión Europea.

“El razonamiento es simple”, dice Raghavan. “No se puede tener un acuerdo general sobre el comercio de servicios (GATS) dentro de la OMC y, al mismo tiempo, negociar un acuerdo fuera de la OMC que excluya de sus beneficios a quienes no participan de él”.

Tal acuerdo sería contrario a la cláusula de “nación más favorecida” (NMF), la piedra angular de la OMC, que implica que cualquier beneficio que un miembro otorgue a otro debe extenderse a todos los miembros. La aplicación de la NMF implicará que cualquier país no miembro del TISA pueda obtener de los miembros las mismas facilidades para sus servicios que eventualmente obtenga un país miembro.

Según los trascendidos, a lo largo de las negociaciones Estados Unidos habría sostenido la aplicabilidad de la NMF al TISA, como manera de impulsar una mayor universalización de la liberalización y privatizaciones que este acuerdo preconiza. Estados Unidos ha liberalizado ya sus servicios de tal manera que tiene poco que defender en estos rubros y su principal interés es lograr la apertura de los mercados de servicios de los demás, elevando el “nivel de ambición” en las negociaciones en curso del GATS, dentro de la OMC.

Pero los socios menores del TISA resisten esta interpretación, por razones obvias. ¿Qué sentido tendría la presentación de “ofertas”, o sea apertura de sus mercados, si las ventajas que eventualmente obtendrían a cambio las van a tener también quienes no han “pagado” ningún precio, por no formar parte del grupo negociador?

Roberto Bissio es director del Instituto del Tercer Mundo (ITeM).


Publicado: 12 de junio de 2015 - No. 213 - Año 2015

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com