Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Superbacterias super peligrosas

31 de marzo de 2018 - No. 339 - Año 2018

Martin Khor

La resistencia a los antibióticos pronto competirá con el cambio climático como la mayor amenaza para la vida y la salud humanas. Desafortunadamente, las llamadas “superbacterias” están ganando la guerra contra los medicamentos.

Los genes de resistencia de las “superbacterias” también pueden propagarse a las bacterias que causan otras enfermedades, saltando así las barreras de las especies y dando lugar a que la resistencia se mueva rápidamente amenazando la capacidad humana para tratar muchas enfermedades.

Estos “genes saltantes” están acelerando el problema. En 2013, hubo alrededor de 480,000 nuevos casos de tuberculosis multirresistente. En todas las regiones del mundo existe alta resistencia a los antibióticos en las bacterias que causan infecciones comunes como la neumonía, las del tracto urinario o del torrente sanguíneo, y la gonorrea hoy resulta prácticamente intratable en muchos países.

Pero el problema no se limita a los antibióticos y las bacterias resistentes. Hay otros patógenos, como los virus que causan el sida y la hepatitis, y los parásitos que causan la malaria que son tratados por otros antimicrobianos, que también se están volviendo resistentes a los medicamentos. Por lo tanto, el problema se ha ampliado a la resistencia antimicrobiana y la crisis ahora afecta a más personas y más enfermedades.

Hoy, unas 700.000 personas mueren anualmente en todo el mundo por resistencia a los antimicrobianos y aumentarán a 10 millones para el año 2050, según una revisión de 2015 encargada por el gobierno británico.

El informe también estima que 300 millones de personas morirán prematuramente debido a la resistencia a los medicamentos entre 2016 y 2050, y que el mundo podría perder entre 60 y 100 billones de dólares si no se aborda el problema. La mayoría de las muertes y pérdidas económicas se producirán en países en desarrollo.

Los líderes de salud finalmente han hecho sonar la alarma.

La directora médica británica, Dame Sally Davies, advirtió sobre una “catástrofe” y Margaret Chan habló antes de que finalizara su mandato como directora de la Organización Mundial de la Salud el año pasado del fin de la medicina moderna en una era post antibióticos, en la cual infecciones comunes podrían volver a matar.

El Plan de Acción Mundial 2015 sobre resistencia antimicrobiana adoptado por la Asamblea Mundial de la Salud ha estimulado a la mayoría de los países a formular sus propios planes nacionales. Y en la cumbre de las Naciones Unidas sobre el tema en 2016, los jefes de gobierno se comprometieron a tomar medidas para enfrentar la crisis, lo que condujo a la instalación de un grupo coordinador interinstitucional que presentará las acciones recomendadas en 2019.

A escala nacional se puede hacer mucho más, como vigilancia y recopilación de datos, control de infecciones, mejor diagnóstico, nuevas regulaciones y directrices sobre comercialización de medicamentos, prescripción y dispensación adecuadas, y una política que asegure a la población la disponibilidad de antibióticos de forma gratuita o económica.

El reconocimiento de la resistencia antimicrobiana como una crisis solo está en la etapa inicial. y se necesita hacer mucho más. Cada día de retraso permitirá que los errores se conviertan en superbacterias y supermicrobios con consecuencias nefastas para toda la humanidad.

Martin Khor es director ejecutivo del Centro del Sur, una organización intergubernamental de países en desarrollo, con sede en Ginebra.


Publicado: 31 de marzo de 2018 - No. 339 - Año 2018

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com