Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Temas climáticos cruciales

14 de junio de 2013 - No. 118 - Año 2013

Martin Khor

En la última ronda mundial de negociaciones sobre el clima que se lleva a cabo en Bonn es necesario resolver cuestiones cruciales relativas principalmente a si los países desarrollados y en desarrollo deben asumir obligaciones similares o diferentes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, cómo adaptarse a los efectos del cambio climático y quién financiará las medidas.Los científicos consideran que el cambio climático plantea la amenaza más grave no solo para la humanidad sino también para la naturaleza, y el lugar de negociaciones más trascendentes de la actualidad tal vez sea la Plataforma de Durban, en el marco de la cual se está negociando un nuevo acuerdo sobre las medidas climáticas, así como los fondos y la tecnología necesarios para la aplicación de las mismas.

Malasia ha asumido un papel protagónico en estas negociaciones y de liderazgo entre los países en desarrollo. Su representante, Gary Theseira, jefe adjunto de la división de Gestión Ambiental y Cambio Climático del Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente, fue nombrado coordinador del Grupo de los 77 y China para la Plataforma de Durban.

En la reunión de la Plataforma de Durban del 5 de junio, Malasia, en nombre del Grupo de los 77, puntualizó tres aspectos:

* El trabajo de la Plataforma debe basarse en los principios de la Convención sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, así como en sus disposiciones, compromisos y responsabilidades relativos a mitigación, adaptación y medios de ejecución.

* No debe reinterpretarse o reescribirse la Convención.

* El resultado debe estar de acuerdo con los objetivos, principios y disposiciones de la Convención, en especial los principios de equidad y responsabilidades comunes pero diferenciadas.

Los principales países desarrollados están tratando de cambiar los fundamentos de la Convención sobre el Cambio Climático, procurando que todos los países sean tratados de la misma manera. Por el contrario, el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas de la Convención dispone que los países con economías industrializadas de larga data tienen más obligaciones debido a su responsabilidad histórica (de haber emitido la mayor parte del dióxido de carbono presente en la atmósfera) y a su mayor nivel económico.

Al subrayar que el nuevo acuerdo debe reflejar los principios de la Convención sobre el Cambio Climático, Theseira estaba reiterando la exigencia del Grupo de los 77 de que los países ricos y pobres deben ser tratados de manera diferente, y que se niega a ceder a las presiones de los primeros.

Ahora Malasia tiene por delante la enorme tarea de coordinar el Grupo de los 77 en las batallas que se avecinan, con el objetivo de lograr que todo el mundo adopte medidas climáticas en serio.

También el Grupo de Países Afines en Cambio Climático ha adoptado posiciones claras sobre todas las cuestiones importantes. Se trata de un grupo negociador conformado por países en desarrollo con ideas comunes acerca de la interpretación de los principios jurídicos que rigen a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático desde su inicio, como el principio de la responsabilidad común pero diferenciada, entre cuyos miembros se cuentan Arabia Saudita, Argentina, Bolivia, China, Ecuador, Egipto, El Salvador, Filipinas, India, Malasia, Malí, Nicaragua, Pakistán, República Democrática del Congo, Tailandia y Venezuela.

Varios países en desarrollo han hecho planes y se han fijado metas para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Y también se están preparando para hacer frente a los efectos del cambio climático, como inundaciones y tormentas más intensas y un aumento del nivel del mar. No obstante, están recibiendo presiones de los países desarrollados para que hagan más: en primer lugar, que preparen un informe de sus actividades cada dos años y, en segundo lugar, que el compromiso para la realización de sus medidas tenga carácter semiobligatorio.

Mientras tanto, los países desarrollados no están cumpliendo sus propios compromisos. Se comprometieron solo a reducir sus emisiones generales entre doce y dieciocho por ciento para 2020 (en comparación con los niveles de 1990), en lugar del veinticinco al cuarenta por ciento requerido.

A esto se suman las “lagunas” existentes en sus compromisos, como las compensaciones, por las que los países en desarrollo pueden hacer algunas reducciones de emisiones en su nombre. Con esto, sus objetivos son aún más bajos. Además, hasta ahora, los fondos prometidos para ayudar a los países en desarrollo han sido muy magros y no ha existido prácticamente ninguna transferencia de tecnología.

Martin Khor, fundador de la Red del Tercer Mundo, es director ejecutivo de South Centre, una organización de países en desarrollo con sede en Ginebra.


Publicado: 14 de junio de 2013 - No. 118 - Año 2013

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com