Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

El nuevo informe del IPCC sobre la crisis climática

11 de abril de 2014 -

Martin Khor

El ser humano moderno, con sus estilos de vida y los productos que utiliza y produce, es responsable de una gran parte del aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, lo que a su vez ha provocado el abrupto calentamiento global. En las últimas décadas, el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero ha sido explosivo y la situación no parece estar mejorando, a pesar de que hay mayor conciencia de que la crisis climática amenaza la vida tal como la conocemos.

Éstas son algunas reflexiones de la lectura del último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) centrado en la mitigación, que se dio a conocer la semana pasada en Berlín. Es el tercero de los tres reportes de los Grupos de trabajo que, junto con una síntesis que se publicará en octubre de este año, constituyen el Quinto Informe de Evaluación del IPCC sobre el cambio climático. Los informes de los otros dos Grupos de trabajo, adoptados en setiembre y marzo pasados, respectivamente, se refirieron a los aspectos de la ciencia física, el primero, y a la adaptación, el segundo.

Este tercer informe sobre la mitigación abarca temas muy sensibles, como la cantidad de emisiones a reducir, la forma en que se puede hacer dicha reducción y cuánto costaría.

Las reuniones fueron intensas porque los participantes lidiaron con la complejidad de los numerosos aspectos de uno de los problemas más apremiantes del mundo. El ambiente era tenso, pues los representantes gubernamentales debatieron en torno a las distintas maneras de explicar quiénes y qué son los culpables de la crisis, y cómo compartir la carga de reducir las emisiones en el futuro.

Los graves hechos presentados en las treinta y tres páginas del Resumen para responsables de políticas incluyen lo siguiente:

* La mitad del total de emisiones de dióxido de carbono desde 1750 hasta 2010 se produjo en los últimos cuarenta años. El dióxido de carbono acumulado por la combustión de los combustibles fósiles, la producción de cemento y la quema de gas en 1970 (desde 1750) había llegado a cuatrocientas veinte gigatoneladas, pero en el 2010 esta cifra se había triplicado alcanzando las mil trescientas gigatoneladas, lo que demuestra el enorme aumento en los últimos cuarenta años.

* En el 2000, las emisiones anuales de gases de efecto invernadero fueron de aproximadamente treinta y nueve gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente (que incluye a todos los gases que producen efecto invernadero y son causantes del calentamiento global), pero esta cifra creció alrededor de una gigatonelada por año hasta alcanzar cuarenta y nueve gigatoneladas en el 2010.

* De no aplicar medidas de mitigación adicionales para reducir las emisiones, se calcula que la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera, ocurrida como consecuencia del crecimiento de la población y las actividades económicas, aumentará de cuatrocientas treinta partes por millón (ppm) de dióxido de carbono equivalente en el 2011 a cuatrocientas cincuenta ppm en el 2030 y entre setecientas cincuenta y mil trescientas ppm en el 2100.

* También se calcula que este crecimiento de las emisiones y la concentración de los gases de efecto invernadero aumentará para el 2100 la temperatura media de la superficie de la tierra entre 3.7 y 4.8 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales. (La temperatura actual es de alrededor de 0.8 grados por encima de los niveles preindustriales; se considera que un aumento de más de dos grados causaría graves perjuicios y que un incremento de cuatro grados sería catastrófico).

* Para mantener el calentamiento global por debajo de dos grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales, la concentración de gases de efecto invernadero no debería exceder de cuatrocientas cincuenta ppm de dióxido de carbono equivalente. Para lograr esto en el 2050, la concentración debería estar entre cuarenta y setenta por ciento por debajo del nivel del 2010, y cerca o por debajo de cero en el 2100.

* Los gobiernos deben hacer más en acciones de mitigación de lo que se han comprometido hasta el momento (en Cancún, en el 2010), ya que esas promesas, de aplicarse, solo mantendrían el aumento de la temperatura global por debajo de los tres grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales, lo que no evitaría los efectos desastrosos.

El Resumen para responsables de políticas, negociado entre los gobiernos y los científicos, está destinado a informar en unas pocas páginas lo que el informe de base detalla en más de mil. Los científicos son responsables de los contenidos del informe de base, pero también tienen responsabilidad conjunta con los gobiernos por el Resumen, razón por la cual se considera al IPCC un organismo tan poderoso.

Las autoridades políticas procuran obtener consenso sobre un informe que tiene base científica pero está atenuado -o diluido, dependiendo de cómo se mire- por las diversas opiniones de una amplia gama de gobiernos.

Una de las cosas útiles en el informe es que también resume en unas pocas páginas las acciones que pueden adoptarse para reducir las emisiones. No solo ilustra sobre las ventajas de adoptar medidas en varios sectores sino que también señala los inconvenientes, los obstáculos y los costos de hacerlo.

No obstante, el resumen del informe tiene poco para decir que sea nuevo o útil sobre cómo los gobiernos pueden cooperar y actuar para reducir las emisiones. ¿Qué tipos de acuerdos y entendimientos pueden considerar que sean justos y eficaces? ¿Qué cuestiones clave deben resolver y por qué es difícil lograr las soluciones? Son preguntas difíciles y responderlas adecuadamente fue quizás demasiado para el mandato de los científicos.

Con todo, el IPCC ha producido un valioso conjunto de informes que puede ser considerado lo más avanzado sobre la situación en la que estamos con respecto al clima y las difíciles decisiones que es necesario adoptar para hacer frente a la crisis climática mundial.

Martin Khor, fundador de TWN y director ejecutivo del Centro del Sur.


Publicado: 11 de abril de 2014 -

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com