Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Un plan mundial contra la resistencia a los antibióticos

5 de junio de 2015 - No. 212 - Año 2015

Martin Khor

La Asamblea Mundial de la Salud adoptó el 26 de mayo un plan de acción para hacer frente a una de las mayores amenazas que vive la humanidad: la creciente resistencia de las bacterias a los antibióticos. Ahora queda pendiente la parte más difícil: ponerlo en práctica.

La adopción del plan de acción mundial es un hito y genera la esperanza de que se tomen medidas internacionales y nacionales serias para luchar contra la resistencia a los antimicrobianos. Pero ahora que ya ha sido elaborado y aprobado, queda pendiente la parte más difícil: ponerlo en práctica. Ya no hay tiempo que perder para emprender una acción integral. Nuestras vidas dependen de ello.

El problema se ha ido agravando en las últimas décadas sin que en la mayoría de los países se hayan hecho esfuerzos serios para detenerlo. La directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, ha advertido que “el mundo se está dirigiendo hacia una era posantibiótico”, lo que significa que tal vez ya no funcionen más.

Los patógenos son cada vez más resistentes a los medicamentos, lo que afecta el tratamiento de la tuberculosis, la malaria, la gripe, el VIH/SIDA, la gonorrea, la neumonía y las infecciones urinarias. Y en los hospitales, cada vez más pacientes están contrayendo infecciones causadas por bacterias altamente resistentes, como el Staphylococcus aureus meticilinorresistente (MRSA en inglés).

El plan de acción mundial que los ministros de Salud adoptaron esta semana en Ginebra tiene cinco objetivos: utilizar correctamente los medicamentos en la salud humana y animal; reducir la infección a través de medidas de saneamiento, higiene y prevención; fortalecer la vigilancia y la investigación; educar a la población en general y a los médicos, veterinarios y agricultores en particular sobre el uso adecuado de los antibióticos; y aumentar la inversión en el desarrollo de nuevos medicamentos, herramientas de diagnóstico y vacunas.

Se espera que en dos años todos los gobiernos adopten planes nacionales de acción contra la resistencia a los antimicrobianos, que deben estar alineados con el plan de acción mundial y con las normas y directrices de los organismos internacionales.

Las medidas nacionales deben incluir:

-    Creación de un sistema nacional de vigilancia de la resistencia a los antimicrobianos para recoger datos sobre la resistencia de las bacterias a diversos medicamentos, así como la vigilancia en los sectores de la salud animal y la agricultura.

-    Reglamentación y gobernanza efectivas para la concesión de licencias, distribución, prescripción, entrega y uso de medicamentos en la salud humana y animal.

-    Mejoramiento de la capacidad de los laboratorios para identificar agentes patógenos y su susceptibilidad a los antimicrobianos a fin de orientar el uso óptimo de los antibióticos por los médicos.

-    Eliminación de los incentivos económicos en todos los sectores que fomenten el uso inadecuado de antibióticos y establrecimiento de incentivos para optimizar su uso.

-    Implementación de políticas para el uso adecuado de los antibióticos en los sectores de cría de animales, pesca y agricultura, e incluso para la eliminación gradual del uso de antibióticos para estimular el crecimiento de los animales.

-    Acciones para reducir las infecciones a través de medidas de saneamiento, higiene y prevención.

-    Estímulo de la conciencia nacional sobre la resistencia a los antimicrobianos a través de programas de educación pública y su inclusión en los planes de estudios médicos y escolares, y creación de coaliciones, incluyendo grupos de la sociedad civil y organismos científicos y de la industria.

-    Participación en la investigación para el desarrollo de nuevos medicamentos, herramientas de diagnóstico y vacunas.

En la sesión de la Asamblea Mundial de la Salud en la que se discutió el plan de acción mundial para luchar contra la resistencia a los antimicrobianos, representantes de países en desarrollo señalaron que para implementarlo, sus países necesitan fondos y equipo técnico, así como la garantía de que la población tendrá acceso a los nuevos medicamentos, vacunas y herramientas de diagnóstico que se desarrollen en el futuro, a precios asequibles.

Martin Khor es director ejecutivo del Centro del Sur.


Publicado: 5 de junio de 2015 - No. 212 - Año 2015

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com