Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

Las Naciones Unidas y las superbacterias

30 de setiembre de 2016 - No. 279 - Año 2016

Martin Khor

El periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas de este año será recordado sobre todo por su evento de alto nivel sobre la resistencia a los antimicrobianos, en el que numerosos jefes de gobierno y ministros de Salud reconocieron la necesidad de luchar contra esta crisis.

Los gobernantes adoptaron una histórica Declaración Política que señala a la resistencia a los antibióticos como “el riesgo mundial más grave y urgente” que compromete muchos logros del siglo XX, en particular la reducción de las muertes por enfermedades infecciosas.

Ésta es la primera vez que gobernantes de todos los países reconocen la crisis de la resistencia a los antimicrobianos y se comprometen a adoptar medidas.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, expresó que la resistencia a los antimicrobianos se ha convertido en una de las mayores amenazas para la salud mundial. Y la directora general de la Organización Mundial de la Salud, Margaret Chan, advirtió que “plantea una amenaza fundamental a la salud, el desarrollo y la seguridad humanas” y reclamó que los compromisos asumidos se traduzcan en medidas inmediatas y eficaces porque “se nos acaba el tiempo”.

Durante el evento participé en un panel junto con los ministros de Salud de Rusia y Kenia, el comisario europeo de Salud, el presidente de Médicos sin Fronteras y el director general de GlaxoSmithKline. En mi exposición argumenté que la resistencia a los antimicrobianos es una amenaza tan grave para la vida humana como el cambio climático.

La crisis es causada por el uso excesivo de antibióticos tanto en humanos como en la alimentación del ganado, con lo cual las bacterias resistentes son transmitidas a los seres humanos a través de la cadena alimentaria.

Es necesario descubrir nuevos antibióticos que reemplacen a los que ya no funcionan, pero el sistema dominante de investigación tiene muchos puntos débiles. A pesar de que los gobiernos subvencionan la investigación, a las empresas que producen los nuevos medicamentos se les conceden patentes y cobran precios fuera del alcance de la mayoría de los pacientes.

Debe haber otro sistema en el cual una financiación pública adecuada para la investigación conduzca a descubrimientos de nuevos medicamentos y la concesión de licencias a los fabricantes resulte fácil y económicamente accesible, para que puedan ofrecerlos a precios más bajos.

Esto está implícitamente reconocido en la Declaración Política, que admite la importancia de desvincular el costo de la inversión en investigación y desarrollo del precio y el volumen de ventas, para facilitar el acceso equitativo y asequible a nuevos medicamentos, medios de diagnóstico y vacunas.

Que la resistencia a los antimicrobianos haya sido incluida en el más alto nivel político de la Asamblea General de las Naciones Unidas constituye un hito en la batalla contra esta crisis, que finalmente se reconoce. Los próximos pasos serán cruciales.

Martin Khor es director ejecutivo del Centro del Sur.


Publicado: 30 de setiembre de 2016 - No. 279 - Año 2016

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com