Archivo RTM
TWN Africa
TWN
Acerca de la Red

La economía digital y los pactos comerciales

16 de noviembre de 2018 - No. 347 - Año 2018

Martin Khor

Muchos gobiernos están trabajando en políticas nacionales sobre la economía digital. Creen correctamente que las fuerzas de la informatización, la robótica y la inteligencia artificial están cambiando rápidamente los sistemas de producción y consumo. Si no cambiamos, nos quedaremos atrás.

Debe haber un seguimiento para desarrollar una política nacional sobre la economía digital. Al hacerlo, deberíamos ser conscientes de que las discusiones se están llevando a cabo en varios países e instituciones.

En la nueva economía, los datos son la materia prima para la industria digital. Las empresas y entidades digitales están recopilando miles de millones de datos para crear perfiles de miles de millones de personas, que a su vez pueden ser objeto de promoción de productos e ideas. Se puede persuadirlas para que compren ciertos productos, visiten ciertos países o voten por determinados candidatos o partidos.

Las empresas se comunican cada vez más con los clientes a través de Internet. Las mercancías se compran en línea. Los ganadores son gigantes basados ​​en Internet como Google, Facebook y Amazon. Los perdedores son las empresas locales en países en desarrollo que usan los sistemas antiguos pierden, especialmente si tienen que pagar impuestos.

Algunos países en desarrollo, en especial China e India, han tomado una serie de medidas para desarrollar sus propias empresas y proteger su seguridad. Una de ellas es la localización de datos. Esto significa que los datos recopilados por gigantes tecnológicos internacionales, como Google y Facebook, o compañías de tarjetas de crédito, como Visa y Mastercard, deben conservarse en centros de almacenamiento ubicados en el país y no en el extranjero.

Los objetivos incluyen proteger la seguridad de los datos, contrarrestar la alta concentración del mercado y las prácticas anticompetitivas en la economía digital, conseguir que las compañías tecnológicas globales inviertan en centros de datos en el país y desarrollar empresas tecnológicas locales.

A esto se vinculan las medidas para regular los flujos de datos transfronterizos.

“En el contexto de los datos como materia prima para el mundo virtual, el libre flujo de datos sin regulación gubernamental tendrá consecuencias adversas para establecer negocios basados ​​en datos en países en desarrollo en el futuro”, dice Abhijit Das, director del Centro de Estudios sobre la Organización Mundial del Comercio (OMC) del Instituto Indio de Comercio Exterior, con sede en Nueva Delhi.

El Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP) tiene un capítulo sobre comercio electrónico que prohíbe a los gobiernos de los países miembros tener políticas de localización de datos o regular los flujos de datos transfronterizos.

El CPTPP también impide a los gobiernos exigir que las compañías que venden software de computadora en sus países permitan el acceso a su código fuente como condición para la venta o uso del software o productos que lo contienen.

Prohibir el acceso o transferir el código fuente tiene el efecto de desalentar la difusión de la tecnología de software, perpetuar la dependencia de la tecnología y profundizar las inequidades digitales al afianzar aún más a los actores ya establecidos en los mercados de los países en desarrollo, según un documento de R.S. Neeraj, del Centro de Estudios sobre la OMC.

Otro tema es la prohibición de las regulaciones gubernamentales sobre los métodos de autenticación electrónica. Muchos gobiernos tienen directrices o regulaciones sobre el uso de la banca en línea para proteger la seguridad de los consumidores. Pero mantener estas reglas sería difícil debido a una cláusula del CPTPP según la cual las compañías deberían poder decidir sobre el grado de seguridad de sus transacciones electrónicas.

La OMC está enfrentando presiones para implementar un acuerdo de comercio electrónico. Las grandes compañías de tecnología global pretenden mantener su dominio y reprimir a nuevos rivales. Sin embargo, los países en desarrollo que están embarcados en su propia transformación industrial digital deberían tener la libertad de recurrir a medidas políticas para desarrollar estrategias digitales.

Esto podría combinar el uso de las tecnologías de los gigantes tecnológicos y el desarrollo de sus propias capacidades tecnológicas digitales. Por lo tanto, debe prestarse atención a los acuerdos comerciales en relación a lo que puede o no puede hacerse y negociar para mantener abiertas las posibilidades de formular políticas que permitan participar y beneficiarse de la revolución industrial digital.

Martin Khor es asesor de Third World Network (TWN).


Publicado: 16 de noviembre de 2018 - No. 347 - Año 2018

Sin Comentarios

Envíe su comentario

XHTML: Allowed tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*

Contact Form Powered By : XYZScripts.com